Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Acuerdo nuclear entre las potencias e Irán
Tras un año y medio de negociaciones, impide a la república islámica desarrollar armamento nuclear a cambio de eliminar sanciones internacionales
2 de abril de 2015
Las grandes potencias arribaron hoy a un acuerdo con Irán para poner límites a su programa de desarrollo nuclear a cambio de eliminar sanciones internacionales.

Fue suscripto entre Teherán y los representantes de EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania, tras un año y medio de negociaciones, y firmado en Lausana, Suiza, aunque deberá ser ratificado en junio próximo.

Teherán -políticamente enfrentada a Occidente- prometió a limitar su desarrollo nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que le vienen aplicando Estados Unidos y la Unión Europea, lo cual deberá ser ratificado antes del 30 de junio con una serie de detalles técnicos. La novedad generóa preocupación en Israel, al advertir que si se aplica amenaza la supervivencia del Estado hebrero, según declaró al presidente estadounidense, Barack Obama, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Las sanciones sólo serán levantadas una vez que la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) verifique el cumplimiento de Irán de lo acordado.

Negociaron las más altas autoridades de los cinco países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU – Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia-, más Alemania, y los representantes de Irán.

La Unión Europea terminará con la ejecución de todas las sanciones, económica, energética y financiera y los Estados Unidos cesará en la aplicación de todas las sanciones secundarias, económicas y financieras, con la implementación de todos los compromisos de Irán. El pacto, cuyos detalles técnicos y legales se negociarán de aquí al 30 de junio, prevé que la planta de enriquecimiento de Natanz sea la única en Irán, mientras que la instalación subterránea de Fordo será convertida en un centro científico civil.

En cuanto a Fordo, una de las instalaciones más polémicas de Irán por estar situada bajo tierra, el acuerdo prevé que allí no se enriquecerá uranio, un material de doble uso, civil y militar.

Pero permitirá que en la planta habrá mil centrifugadoras de gas, que podrán ser usados para fines científicos pero no se podrá inyectar uranio en gas para su enriquecimiento.

En cuanto a la planta de agua pesada de Arak, el acuerdo estipula que una sociedad internacional la remodelará para que no produzca plutonio, otra sustancia con posibles fines militares, mientras que el combustible usado allí será exportado a otro país.

La Agencia Internacional de Energía Atómica podrá usar tecnología moderna y tendrá más acceso a las plantas en Irán para esclarecer asuntos pendientes del pasado y del presente.

Eso hace referencia a posibles dimensiones militares del programa nuclear de Irán, cuya investigación por parte del AIEA se encuentra estancada desde hace varios meses.

La declaración sostiene que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptará una nueva resolución que apoye este plan de acción, terminará con las sanciones nucleares y restringirá otras medidas punitivas durante un tiempo determinado.