Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Gobierno descalificó a funcionaria de Obama
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que las declaraciones de la secretaria adjunta para América Latina del Departamento de Estado de EE.UU. "dan vergüenza ajena"
6 de abril de 2015
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, descalificó hoy las afirmaciones de la funcionaria estadounidense Roberta Jacobson, negativas hacia la economía de la Argentina, al expresar que “dan vergüenza ajena” e ironizar que “ni sabe dónde queda” el país.

“Seguramente la mandaron decir eso que dijo”, agregó el funcionario, sobre las expresiones de la subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Latinoamérica, quien había advertido que la economía argentina estaba “en muy mala forma”.

Fernández formuló declaraciones al ingresar esta mañana a la Casa de Gobierno.

La secretaria adjunta para América Latina del Departamento de Estado norteamericano, Roberta Jacobson, puso a la Argentina como ejemplo de “un modelo económico que no funciona”, en una descarnada crítica del gobierno de Barack Obama que se suma a las dudas que plantea un nuevo informe del Departamento de Comercio estadounidense.

Jacobson, que en teoría se verá pronto con la presidenta Cristina Kirchner en la cumbre de las Américas en Panamá, participó en un encuentro del Instituto Brookings. Como máxima responsable de las relaciones del gobierno de Obama con América Latina, le preguntaron por la influencia en la región del ALBA, la unión de naciones promovida por el fallecido Hugo Chávez y liderada por Venezuela.

Jacobson respondió, con una larga argumentación, que aunque hay cierta “carga emocional”, no ve liderazgo de esa agrupación en muchos frentes y particularmente “no en el económico”.

Más tarde, Cancillería envió un comunicado respondiendo a las críticas y afirmó que “a diferencia de Estados Unidos, la Argentina no suele opinar acerca de las cuestiones internas de otros países, aunque sí critica y seguirá criticando la injerencia en los asuntos internos de otros países”.