Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Milani se fue con críticas a quienes lo cuestionaban
En un largo discurso, el jefe del Ejército dijo que despreciaba a quienes lo habían atacado con "calumnias e injurias". Había sido denunciado por organismos de derechos humanos
29 de junio de 2015
Tras la orden del Gobierno de apartarse del escenario electoral, César Milani apeló a un extenso discurso para despedirse de la Jefatura del Ejército.

"Cuando asumí en julio de 2013 puse todo mi empeño para recomponer la mística y la esencia de un ejército que se encontraba degradado, después de muchos años de continuo deterioro en sus capacidades", manifestó Milani durante un acto en el Regimiento de los Patricios en Palermo.

Le entregó el mando al general de división Ricardo Cundom.

Milani hizo un férrea defensa de su gestión y de su carrera. Y hacia el final de su discurso, se quebró, cuando le agradeció a su familia "por toda la vida, por su cariño y comprensión".

"Me propuse hacer de este ejercito un instrumento militar idóneo y eficiente. Hoy puedo decir orgulloso que he tenido el honor de conducir a 60 mil hombres que han mostrado compromiso con el cambio que les había propuesto", dijo sobre sus dos años de gestión.

Y manifestó un fuerte enojo con los medios, a pesar de las causas que lo comprometen por su rol durante la última dictadura militar y por su presunto enriquecimiento ilícito. "A los que me atacaron mediáticamente con calumnias e injurias, a todos ellos mi desprecio", dijo Milani.

"Tengo la emoción de presidir este acto que constituye el último después de 42 años en el Ejército. La milicia y el ejercito me han permitido desarrollarme no solo como profesional, sino como persona", señaló.

Al jurar en su nuevo cargo, Cundom manifestó: "Asumo el desafío más importarte de mi vida profesional. Conducir el Ejército es un altísimo. Asumo con la misma pasión de aquel joven que eligió servir a la patria como soldado, la misma decisión con la que partí a Malvinas".

Y agradeció a Cristina Kirchner. "Sólo cabe agradecer, en primer lugar, a la Presidenta por haber depositado en mí su confianza", dijo.