Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Molestia papal por el crucifijo 'comunista'
Se lo regaló el presidente de Bolivia. En un video se escucha a Francisco decir "no está bien eso", cuando recibe el polémico obsequio de Morales
9 de julio de 2015
La visita del papa Francisco a Bolivia arrastró multitudes pero también dejó polémica, cuando el presidente Evo Morales decidió entregarle un crucifijo "comunista", donde la cruz está representada por un martillo y en la parte inferior está cruzado por una hoz.

El Papa acababa de llegar a La Paz y tras el gran recibimiento en el aeropuerto y de unos 10 minutos de descanso –porque la ciudad boliviana está a 3.600 metros de altura y eso desgasta la salud de cualquier visitante–, se dirigió al Palacio del Quemado para una reunión protocolar con el mandatario. La transmisión en directo del sitio de YouTube del Vaticano mostró, aunque con sonido ambiente, la pequeña ceremonia en que el boliviano le entregaba obsequios.

Aun cuando no se podía escuchar bien lo que decían, sí se entiende con claridad la frase del Papa cuando recibe el particular crucifijo: "No está bien eso".

Luego de la incomodidad papal, la jornada continuó y en un cálido mensaje a los feligreses en la catedral Nuestra señora de La Paz, Francisco pidió un "indispensable diálogo" entre Bolivia y Chile en el diferendo internacional sobre la salida al océano Pacífico.

Más tarde, las versiones sobre la tensión vivida en el Palacio del Quemado obligaron al vocero del Vaticano, Federico Lombardi, a negar cualquier problema: "El Papa no ha tenido una particular reacción a esto y ni me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto".

La "cruz comunista" es una réplica de una figura tallada por el sacerdote jesuita español Luis Espinal Camps, torturado y asesinado por paramilitares en La Paz en 1980 por denunciar la violencia política en el país.

Lombardi explicó que "esta cruz no tenía una significación ideológica particular y un deseo de todos por el empeño por la liberación y el progreso del país". Tras la difusión en el mundo de la fotografía de Morales entregando la cruz sobre la hoz y el martillo a Francisco, las críticas se multiplicaron en las redes sociales.