Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió la hija de Whitney Houston
Tras caer en coma a fines de enero hallada con una aparente sobredosis en la bañera, Bobbi Kristina Brown finalmente falleció con 22 años
26 de julio de 2015
Padeció el mismo triste final que su madre, y casi murió de la misma manera.

La tragedia volvió a golpear a la familia de Whitney Houston: tres años después de la muerte de la cantante, su única hija, Bobbi Kristina Brown, falleció a los 22 años tras permanecer en coma desde principios de año.
La joven llevaba ingresada desde junio en un hospital de enfermos terminales de Georgia, en el sureste de Estados Unidos, adonde fue trasladada debido al continuo deterioro de su salud. Allí se le había retirado además toda la medicación.


El 31 de enero había sido encontrada inconsciente en la bañera de su casa de la ciudad de Atlanta, también situada en Georgia.


Los equipos de emergencia lograron reanimarla, pero su actividad cerebral quedó muy afectada y nunca más volvió a despertarse del coma. Antes de optar por un lugar donde recibiera curas paliativas, su familia la llevó en marzo a un centro de rehabilitación.

El desenlace de Bobbi Kristina se asemeja mucho a las condiciones en las que falleció su madre hace tres años.
El mundo de la música lloró el 11 de febrero de 2012, víspera de la gala de los Grammy, cuando Whitney Houston fue descubierta boca abajo en la bañera de una habitación de hotel de Los Ángeles.


La autopsia reveló que la cantante perdió la vida a raíz de una sobredosis de drogas, alcohol y medicamentos, sustancias contra las que había luchado varias veces a lo largo de su carrera.


Su desaparición dejó desamparada a Bobbi Kristina, que quedó al cuidado de su abuela materna, Cissy Houston, y de su tía política Pat Houston.


La comunicación con su padre, Bobby Brown, siempre fue intermitente, en parte por la tormentosa relación que el rapero y actor mantuvo con Houston.


La malograda cantante confesó a la periodista Oprah Winfrey que ella y Brown se drogaban juntos. Su divorcio en 2007 estuvo además envuelto en rumores de maltrato físico.


La vida de Bobbi Kristina dejó de tener el mismo ritmo con el fallecimiento de su madre, a la que siempre acompañaba a conciertos y entregas de premios.


Pero a pesar de que su familia cerró filas entorno a ella para protegerla y acompañarla en su pena, cayó en una profunda depresión.


Todo parecía haber retornado a la normalidad hasta que en enero de 2014 la joven anunció su boda con Nick Gordon, a quien la cantante crió como si fuera su propio hijo.


Los jóvenes habían declarado en alguna ocasión quererse como hermanos.


Sin embargo, el propio Bobby Brown se encargó de aclarar que ese matrimonio nunca se había celebrado.


Gordon fue precisamente la persona que encontró a la joven inconsciente en la casa.


La policía abrió una investigación en su contra para determinar si el joven estaba implicado en la tragedia, pero las pesquisas no dieron resultado.