Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Papa pidió más avances entre EEUU y Cuba
Al llegar a la isla caribeña, Francisco dijo que "el mundo necesita reconciliación" tras ser recibido por Raúl Castro, quien reclamó poner fin al embargo y lo calificó de "cruel, inmoral e ilegal"
19 de septiembre de 2015
El papa Francisco llegó a La Habana en la primera escala de una histórica gira por Cuba y Estados Unidos.

Francisco elogió el histórico acercamiento entre la isla y Estados Unidos, un proceso en el cual él mismo es visto como un mediador clave. "Desde hace varios meses, estamos siendo testigos de un acontecimiento que nos llena de esperanza: el proceso de normalización de las relaciones entre dos pueblos, tras años de distanciamiento", dijo Francisco al pronunciar sus primeras palabras en Cuba.

"Es un signo de la victoria de la cultura del encuentro, del diálogo", agregó el papa. "Animo a los responsables políticos a continuar avanzando por este camino y a desarrollar todas sus potencialidades".

Cuba y Estados Unidos retomaron sus relaciones diplomáticas el 20 de julio, tras más de medio siglo de ruptura y hostilidades ideológicas.

La visita pastoral del papa genera también grandes expectativas políticas, ya que Francisco hará un recorrido simbólico de un país a otro en la que es su primera visita a ambas naciones.

El papa estará hasta el martes 22 en Cuba y viajará desde ahí a Estados Unidos, donde pasará seis días hasta el próximo domingo.

"Geográficamente, Cuba es un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como 'llave' entre el norte y el sur, entre el este y el oeste", dijo también el papa en el aeropuerto, donde fue recibido por el presidente Raúl Castro.

"Su vocación natural es ser punto de encuentro para que todos los pueblos se reúnan en amistad", agregó.

Antes, el primer pontífice latinoamericano había recordado también las visitas que hicieron a la isla Juan Pablo II y Benedicto XVI en 1998 y 2012, respectivamente.

"La providencia me permite llegar hoy a esta querida nación, siguiendo las huellas indelebles del camino abierto por los inolvidables viajes apostólicos que realizaron a esta isla mis dos predecesores", dijo Francisco.

"Sé que su recuerdo suscita gratitud y cariño en el pueblo y las autoridades de Cuba", agregó.

"Hoy renovamos estos lazos de cooperación y amistad para que la Iglesia siga acompañando y alentando al pueblo cubano en sus esperanzas y en sus preocupaciones, con libertad y con los medios y espacios necesarios", aseguró.

Jorge Bergoglio oficiará mañana domingo una misa en la emblemática Plaza de la Revolución de La Habana, tal y como hicieron sus predecesores. El evento para el que se espera a decenas de miles de asistentes es su principal acto de masas en la isla. Además de Raúl Castro, al acto asistirá la presidenta Cristina Fernández.

En su discurso, Castro atacó con dureza el capitalismo, señalando que "la profunda crisis se descarga con crudeza sobre los países del tercer mundo". "Ofende a la conciencia humana lo que ocurre con los migrantes y los pobres. Estos son los marginados del mundo'', agregó, luego de citar palabras del papa Francisco. También destacó que la revolución cubana busca crear "un socialismo próspero y sostenible, centrado en el ser humano" y agradeció al pontífice por su papel activo en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, un "primer paso en el proceso hacia la normalización de los vínculos entre ambos países que requerirá resolver problemas y reparar injusticias".

Repitió los reclamos que La Habana mantiene frente a Washington: "El bloqueo, que provoca daños humanos y privaciones a las familias cubanas, es cruel, inmoral e ilegal; debe cesar. El territorio que usurpa la base naval de Guantánamo debe ser devuelto a cuba. Otros asuntos deben ser también dirimidos", enumeró.

Castro también se refirió a las relaciones entre su Gobierno y la Iglesia católica cubana, "en un clima edificante, al igual que ocurre con todas las religiones e instituciones presentes en el país, que inculcan valores morales que la nación [cubana] aprecia y cultiva".

"Ejercemos la libertad religiosa como derecho consagrado en nuestra Constitución", subrayó el mandatario.

Luego fue el turno del papa Francisco, quien al recibir la palabra agradeció el recibimiento de Raúl Castro y le pidió que le transmitiera sus "sentimientos de especial consideración y respeto a su hermano, Fidel Castro".

"El mundo necesita reconciliación en esta atmósfera de tercera guerra mundial que estamos viviendo"

"Hoy renovamos estos lazos de cooperación y amistad [con el gobierno cubano] para que la Iglesia siga acompañando y alentando al pueblo cubano en sus esperanzas y en sus preocupaciones, con libertad y todos los medios necesarios para llevar el anuncio del Reino [de Dios] hasta las periferias existenciales de la sociedad", dijo el Papa. Además, destacó el proceso de normalización de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, "un acontecimiento que nos llena de esperanza".

"Es un proceso, un signo de la victoria de la cultura del encuentro, del diálogo, del sistema del acrecimiento universal sobre el sistema muerto para siempre de dinastía y de grupos, como decía José Martí", expresó el Papa.

"Animo a los responsables políticos a continuar avanzando por este camino y a desarrollar todas su potencialidades como pruebas del alto servicio que están llamado a prestar en favor de la paz y el bienestar de sus pueblos y de toda América y como ejemplo de reconciliación para el mundo entero", continuó.

"El mundo necesita reconciliación en esta atmósfera de tercera guerra mundial que estamos viviendo", señaló, utilizando un concepto al que suele echar mano.