Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Jon Hamm al final ganó el Emmy
En el último año de la serie Mad Men su protagonista obtuvo el codiciado galardón de la TV norteamericana. Más vale tarde que nunca
20 de septiembre de 2015
Los Emmy ajustaron cuentas con Jon Hamm en el adiós definitivo del drama "Mad Men" al otorgarle por fin su primer Emmy a Mejor actor por interpretar al seductor Don Draper. La gloria se hizo esperar ocho largos años, los mismos que duró la serie convertida ya en uno de los clásicos de la pequeña pantalla.

"No, no, no, no, no. Han cometido un grave error, claramente. Gracias por eso", dijo el artista al recibir la estatuilla en la gala celebrada en Los Ángeles.

Hamm, de 44 años, se enteró por sorpresa de que había logrado el papel protagónico en el ascensor de un hotel de Nueva York después de que el creador de la serie, Matthew Weiner, diera el visto bueno.

Su personaje le cautivó desde el principio por su oscuridad y su incansable capacidad por vender felicidad al mundo, cuando en el fondo era un alcohólico atormentado que se sentía solo.

Don Draper se convirtió en el perfecto hilo conductor para contar las aventuras de la agencia de publicidad Sterling Cooper en el Nueva York de los 60.

Su carisma profesional contrastó con su desinteresado papel como padre de familia numerosa y en su empeño por ir hacia adelante se escondía la voluntad de olvidar un pasado doloroso como hijo de una prostituta.

Su relación con las mujeres fue uno de los grandes ejes sobre los que evolucionó el personaje.

En casa fue un marido infiel y mentiroso que buscaba aventuras para alimentar su autoestima, mientras que en el trabajo se decantó por ignorar la capacidad laboral de sus compañeras.

Peggy Olsen, interpretada por Elisabeth Moss, fue la primera que logró ganarse su respeto al demostrarle en poco tiempo que podía ser mucho más que una simple secretaria.

Entre ellos se estableció una peculiar complicidad con la que Don sacó a relucir su lado más frágil y ambos terminaron por ser guardianes de sus secretos.

Hamm reconoció muchas veces que posiblemente Don Draper es el mejor personaje que jamás interprete, aunque no ha dejado de sorprenderle que el público llegara a amarlo tanto.

"Es imposible haber hecho este programa con este elenco tan increíble, esta gente increíble y este equipo increíble", afirmó entusiasmado en el teatro Microsoft.

El actor había perdido la batalla por el Emmy a lo largo de estos años frente a Bryan Cranston ("Breaking Bad"), Kyle Chandler ("Friday Night Lights"), Damian Lewis ("Homeland") y Jeff Daniels ("The Newsroom").

En su gran adiós se impuso por fin a Daniels y Chandler ("Bloodline"), además de a Bob Odenkirk ("Better Call Saul"), Kevin Spacey ("House of Cards"), Liev Schreiber ("Ray Donovan").