Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Papa condenó a los curas pederastas
Dijo que son una "vergüenza" en una misa inolvidable en la Catedral de San Patricio en Nueva York. Gran impacto de su visita a EEUU
24 de septiembre de 2015
En un oficio religioso con asistencia del clero, religiosos y religiosas estadounidenses, el Pontífice reconoció que "han sufrido mucho a causa de la vergüenza provocada por tantos hermanos que han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos".

El Papa les dijo que sabe de su sufrimiento "como cuerpo presbiteral, junto con el pueblo de Dios", por esos actos, que él mismo calificó de crímenes esta misma semana en la reunión que mantuvo con los obispos estadounidenses.

"Los acompaño en este tiempo de dolor y dificultad, así como agradezco a Dios el servicio que realizan acompañando al pueblo de Dios", dijo el Santo Padre a los religiosos reunidos en la catedral neoyorquina.

Unos 6.400 sacerdotes católicos han sido acusados de abusar a menores en Estados Unidos entre 1950 y 1980, y expertos creen que el número de víctimas puede rondar los 100.000.

Francisco, además, expresó su "cercanía ante la tragedia que su pueblo ha sufrido hoy en La Meca". "En este momento de oración me uno y nos unimos en la plegaria a Dios, nuestro padre todopoderoso y misericordioso", agregó.

También resaltó su "admiración y gratitud" a las mujeres religiosas de los EEUU. "A ustedes, religiosas, hermanas y madres de este pueblo, quiero decirles gracias y también que las quiero mucho", afirmó Francisco.

"¿Qué sería de la Iglesia sin ustedes?", preguntó Francisco a la multitud que aplaudía. "Mujeres fuertes, luchadoras, con ese espíritu de coraje que las pone en la primera línea del mensaje del Evangelio".

Además, el Pontífice también reflexionó durante su homilía sobre el espíritu de gratitud y de laboriosidad, a los que consideró pilares de la labor religiosa.

"La cercanía a los pobres, a los refugiados, a los inmigrantes, a los enfermos, a los explotados, a los ancianos que sufren la soledad, a los encarcelados. Y a tantos otros cristianos que sufren: eso nos enseñará un tipo de descanso cristiano", explicó Francisco a los sacerdotes.