Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los argentinos se sienten de clase media
El 88% de los consultados lo cree así pese a que muchos pertenecen a estratos más altos o más bajos por nivel socioeconómico
5 de octubre de 2015
Los argentinos se sienten de clase media, aunque no estén encuadrados en esa categoría.

El 88 por ciento de los consultados se considera de "clase media o media baja", pese a que muchos pertenecen a estratos más altos o más bajos por su nivel socioeconómico, de acuerdo con un estudio privado difundido hoy. El informe elaborado por la Universidad de Palermo y la consultora TNS Gallup indicó que "ningún entrevistado se identificó como perteneciente a la clase alta, mientras sólo el 2 por ciento se reconoció en la clase media-alta".

La encuesta realizada a nivel nacional señaló, además, que "un 10 por ciento se identificó como clase baja".

El estudio "Estructura social" tiene la intención de exhibir las representaciones que los argentinos tienen sobre aquellas condiciones que posibilitan el bienestar.

Los resultados arrojaron también que el 45% considera que el ascenso social se logra por corrupción (24%) o herencia familiar (21%).

En tercer lugar se posicionó la "educación", con un 16%; y el "esfuerzo" con un 13%.

Por otro lado, el sondeo puntualizó que "el 29% del total de los encuestados entiende que la ubicación de las personas menos favorecidas se debe al nacimiento y el ambiente en que las personas viven".

Las menores posibilidades de educación son el segundo factor más mencionado, con un 26%; y luego, la falta de esfuerzo, con un 19%.

La mitad de los encuestados mencionan importes de más de $50.000 en una familia tipo de cuatro personas.

Con relación a los ingresos mensuales percibidos por la clase más pobre de la Argentina, el 70% de los encuestados cree que el ingreso de quienes pertenecen a esa clase no supera los $8.000.

"La mayoría coincide en que para que una familia tipo no pertenezca al segmento más pobre de la población debería tener ingresos entre los $10.000 y $20.000", sostuvo.

Respecto de las políticas redistributivas, 5 de cada 10 personas aseguraron estar "totalmente de acuerdo o de acuerdo" con que el Estado utilice dinero proveniente de los impuestos que pagan los sectores de mayores ingresos para aplicarlo en los programas sociales para los sectores más pobres de la sociedad.

Sin embargo, el análisis estimó que ello se puede deber a que la mayor parte de los encuestados no se reconoce como un integrante de la clase alta.