Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Scioli debió aclarar ante enojo de Cristina
La presidenta se molestó porque uno de los gobernadores alineados con el candidato dijo en EEUU que se negociaría con los fondos buitre
6 de octubre de 2015
Ante el enojo de Cristina Fernández, el candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, debió aclarar hoy que no será "prioridad" negociar con los fondos buitre si accede a la Presidencia a partir del 10 de diciembre próximo.

En tanto, uno de sus asesores económicos, Mario Blejer, recomendó no convalidar la "estafa" que reclaman esas organizaciones de acreedores especulativos.

El gobernador bonaerense señaló que el tema de los holdouts no estará incluido en su "agenda de trabajo" como uno de los temas prioritarios a tratar si es elegido Presidente.

Tras las afirmaciones del gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, quien destacó la necesidad de llegar a un acuerdo con los fondos buitre, Scioli relativizó esos dichos.

Al respecto, el gobernador sostuvo que Urtubey "planteó con toda claridad que la Argentina tiene voluntad de solucionar estas cosas, pero del otro lado deben corresponder".

"Ya hemos transitado 93% del acuerdo, la declaración de la ONU. Y además los buitres no son mi prioridad en la agenda de trabajo. Mi prioridad es cuidarle el trabajo a la gente", aseguró el gobernador en declaraciones a radio 10.

Por su lado, Blejer reconoció que la Argentina está "llegando tarde a la fiesta internacional del financiamiento barato" debido al duro conflicto con los fondos buitre, aunque aclaró que no hay que convalidar la "estafa" que proponen los acreedores rebeldes.

"Creo que hay que buscar la forma que ese problema desaparezca", expresó el experto sobre la interminable disputa judicial del país con los acreedores que no aceptaron las reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010.

Blejer dijo que el Fondo Monetario ofrece financiamiento económico condicional con la imposición de un programa, lo cual "de ninguna manera" Argentina necesita, además de que "el tiempo de esos préstamos ya pasó y allí no hay nada qué buscar".