Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Carlotto autocrítica: pidió "correcciones"
"Puede ser que se hayan hartado del kirchnerismo", dijo la líder de Abuelas de Plaza de Mayo. Pero pidió "corregir las actitudes, no divorciarse"
1 de noviembre de 2015
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, tal vez haya dado en la tecla al explicar una de las múltiples razones por las que buena parte de la población votó contra el kirchnerismo en las elecciones.

Admitió que quizá haya cierto hastío por el estilo del oficialismo, pero en un intento por ayudar a recomponer el declive, apeló a una comparación curiosa y consideró que "al igual que en los noviazgos, las actitudes hay que corregirlas, no divorciarse". Carlotto dijo mantener su apoyo al Gobierno pero reconoció que "puede ser" que los electores "se hayan hartado" del oficialismo.

"Puede ser que se hayan hartado, pero yo creo que también se hartaron en un momento de los radicales y en otro del peronismo puro que nace con (Juan Domingo) Perón", dijo al diario El Tribuno. Consideró que "a veces hay un hartazgo en el que tienen mucha influencia la prensa y los medios de difusión, que repiten y meten en la mente actitudes que no son las correctas. Es cómo que en un noviazgo alguien se harte de ciertas costumbres: hay que corregirlas, no divorciarse".

Carlotto advirtió que un gobierno de Cambiemos liderado por Mauricio Macri sería "pésimo" en la política de derechos humanos.

Incluso, recordó que a su asociación le quitó "subvenciones como jefe de Gobierno de la Ciudad".

Carlotto intentó minimizar la falta de apoyo de todo el kirchnerismo al candidato oficialista al señalar que a Daniel Scioli lo ve "en todos los actos sentado en primera fila, veo que la Presidenta lo abraza, le levanta la mano, lo eligió como candidato. Después, si por otras razones no está, hay que ver por qué es". "La gente opina de que por ahí no hay una buena relación (entre ellos), pero si es el candidato del Gobierno es buena, sino Cristina no lo hubiese elegido", señaló, al admitir de alguna manera que es un candidato impuesto, no de consenso en el oficialismo.

Cuando le preguntaron por qué al oficialismo le fue peor de lo que se esperaba, señaló: "No lo sé. La gente que uno escucha en los comentarios políticos porque yo no soy una experta en esto ya que mi experiencia es muy de base, es que la sociedad quiere cambio".

Pero, se preguntó: "¿Cambio de qué? ¿De persona? Si es por Cristina, ya se va. Y viene otro personaje, que es una persona que tiene gestión como Scioli. ¿Cambio de qué? No lo sé, porque yo creo que hemos avanzado mucho en muchas conquistas".