Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Feroz tiroteo en París para detener terroristas
Al menos dos personas, incluida una mujer kamikaze, murieron y otras siete fueron detenidas durante un asalto policial en busca del presunto cerebro de los atentados
18 de noviembre de 2015
Al menos dos personas, incluida una mujer kamikaze, murieron y otras siete fueron detenidas este miércoles en un suburbio de París durante un asalto policial en busca del presunto cerebro de los atentados del viernes, el belga Abdelhamid Abaaoud.

No se ha filtrado información alguna sobre si este yihadista de 28 años, conocido también como Abu Omar al Baljiki ("el belga") es el muerto o uno de los detenidos.

En 2014, Abaaoud fue en 2013 a Siria y un año después burló los servicios de inteligencia viajando a Europa para preparar atentados en Bélgica, que fueron desbaratados.

Gracias a comunicaciones telefónicas, a la "vigilancia" y a "testimonios", la policía pensó que "podía hallarse en el apartamento" de Saint Denis, al norte de París, explicó el fiscal.

Unos 110 policías de élite, de los que seis resultaron heridos, lanzaron el asalto de madrugada en pleno centro de esta localidad.

"Parecía que estábamos en guerra", contó Hayat, de 26 años. La operación antiterrorista se llevó a cabo a menos de un kilómetro del Estadio de Francia, uno de los blancos de los ataques reivindicados por el Estado Islámico (EI), que dejaron 129 muertos y 352 heridos.

Dos sospechosos atrincherados murieron en el asalto: una mujer que detonó su chaleco de explosivos -algo sin precedentes en Francia- y un hombre "alcanzado por proyectiles y granadas".

Tres de los siete detenidos se hallaban en el interior del piso, dos trataban de esconderse y otros dos estaban en las inmediaciones del edificio.

Uno de estos últimos, un treintañero que no quiso revelar su identidad, contó a la AFP que prestó el apartamento porque se lo pidió un amigo "como un favor".

"Me pidió que alojara a dos de sus amigos por unos días (...) No sabía que eran terroristas", relató a la AFP antes de ser esposado y detenido.

"Le dije que no había colchón y me contestó: no importa, sólo necesitan agua y rezar".

En cinco días de investigación, los policías lograron remontar la pista y establecer la secuencia de los ataques, "actos de guerra planeados en Siria, organizados en Bélgica y cometidos en Francia" con cómplices franceses, según el presidente François Hollande.

Nueve hombres participaron en los atentados: tres kamikazes en las inmediaciones el Estadio de Francia en Saint-Denis, otros tres en la sala de conciertos El Bataclan y tres más que dispararon de forma indiscriminada contra bares y restaurantes.

De los siete kamikazes, cuatro han sido identificados, todos ellos franceses, de los cuales al menos tres combatieron en Siria.

Uno de los otros tres es un hombre que llevaba un pasaporte sirio de autenticidad dudosa con el que entró por Grecia recientemente. La policía busca también a Salah Abdeslam, de 26 años, sospechoso de ser uno de los atacantes que ametrallaron el viernes varias terrazas de cafeterías y restaurantes junto con su hermano Brahim, quien se hizo estallar en la calle.

Basándose en un video, los investigadores creen que los dos hermanos Abdeslam iban en un coche Seat León negro con otra persona, que podría estar huida, al menos que se trate de uno de los dos presuntos cómplices arrestados en Bruselas e inculpados por "atentado terrorista".

La investigación se centra asimismo en el yihadista francés Fabien Clain, de 35 años, actualmente en Siria, quien leyó el texto de reivindicación del EI.

Después de la tragedia, Francia prometió una respuesta "despiadada" y contraatacó. El portaviones Charles de Gaulle zarpó este miércoles rumbo al Mediterráneo Oriental, donde llegará el próximo fin de semana para intensificar la lucha contra el EI.

Los aviones franceses bombardearon el martes por tercera noche consecutiva Raqa, el bastión de la organización yihadista en el norte de Siria, al igual que hacen los rusos en represalia por el atentado contra un avión en el Sinaí egipcio.

En 72 horas, 33 yihadistas murieron bajo las bombas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).