Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Emitió el último voto como presidenta
Cristina Fernández sufragó en Santa Cruz, rompió la veda haciendo campaña, criticó a Macri y dijo que "no todo es igual, como decía Minguito"
22 de noviembre de 2015
Fiel a su estilo en los ocho años que ocupó la Casa Rosada, Cristina Fernández emitió su último voto como presidente rompiendo la veda electoral, armando lo que fue casi un acto y criticando al postulante de Cambiemos, Mauricio Macri.

A diferencia de otras oportunidades, apareció de humor y con ganas de hablar.

Usó la "vandalización en la mansión Seré" para hacer campaña y cuestionó a la oposición invirtiendo una frase del célebre cómico Juan Carlos Altavista: "No todo es igual, como decía 'Minguito', no es 'ce gual'". Ayudó a una abuela en la puerta del aula de la mesa 567 del Colegio Nuestra Señora de Fátima... "¿A quién votaste? No digas, no digas...", entre risas, bromeó con la señora al mismo tiempo que la ayudaba a meter el sobre en la urna.

Con un tapado multicolor, a las 11.34 votó en Río Gallegos.

Las autoridades de mesa volvieron a hacer como en la elección pasada y, mientras la Presidenta estaba en el cuarto oscuro, llevaron la urna y la mesa a una sala contigua, más grande, para que la prensa retrate con mayor espacio el último voto de CFK como primera figura de la política argentina.

Luego, selfie con uno de los fiscales de la mesa y charla con los periodistas. Un monólogo, prácticamente, que comenzó con "una preocupación", tal cual lo confesó, "por la vandalización de la mansión Seré" y destacó la importancia de la defensa "de los derechos humanos que nos ha colocado a los argentinos en un lugar privilegiado".

"Hay una minoría que sueña con la impunidad pero los derechos humanos es un tema aceptado por las grandes mayorías", disparó.

Se quejó en el frente de ese campo de concentración creado por la dictadura se hubiesen colocado "inscripciones muy feas como que el 22 se acaba el curro".

"Scioli sé a quien votó", añadió en alusión a la fórmula que el hoy candidato del oficialismo integró junto a Kirchner.

"Me pregunto si en el 2003 en lugar de triunfar la fórmula Néstor Kirchner y Daniel Scioli hubiera triunfado la de no lo voy a nombrar", indicó en alusión a la que encabezaba el ahora senador oficialista Carlos Menem. Afirmó que "nunca hemos tenido un período de gobierno de 12 años y medio con esta estabilidad económica, social y de constante progreso" y pidió a los votantes "pensar por un instante dónde y cómo estaban en el año 2003".

Después destacó como un "fenómeno inédito" el hecho de que hoy se vote "con el 5,9 por ciento de desocupación, generación de millones de puestos de trabajo y una paz social muy grande".

Casi sin parar y sólo con algunas interrupciones de alguno de los periodistas, el monólogo se extendió por un lapso de exactos 30 minutos.

Y en uno de los párrafos parafraseó al personaje "Minguito", del célebre cómico Juan Carlos Altavista, al advertir que "no todo es igual, no es 'ce gual'" en cuanto a los modelos de país de distintos espacios políticos.

"No todo es igual, como decía 'Minguito', no es 'ce gual'", manifestó la jefa de Estado tras votar en una escuela de la localidad santacruceña de Río Gallegos.

Estas deben algunas de las razones por las que Scioli le debió recordar en el último tramo de campaña que si vence este domingo a partir del 10 de diciembre próximo será él quien gobierne la Argentina.