Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Arresto de senador oficialista en Brasil
Los escándalos por corrupción continúan escalando en el gigante de Mercosur y dañan su credibilidad. Nuevo sismo político en ese país
25 de noviembre de 2015
La policía brasileña detuvo este miércoles al senador oficialista Delcidio Amaral, primer legislador en actividad arrestado por el multimillonario fraude a la estatal Petrobras, y desató un nuevo sismo político en el gigante sudamericano.

Líder del gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) en la cámara alta, Amaral fue capturado en Brasilia durante una operación en la que también fue llevado a prisión en Rio de Janeiro el multimillonario André Esteves, CEO de BTG Pactual, el mayor banco de inversión de América Latina.

"Está preso en una delegación de la policía federal. El pedido de prisión preventiva fue porque estaba obstaculizando las investigaciones y no hay otra forma de evitar que haga eso (...) Está en una celda especial porque tiene fueros privilegiados", dijo a la AFP una asesora de comunicación de la fiscalía de la república sobre la detención de Amaral.

El pedido de arresto de la fiscalía, al que accedió AFP, dice que Amaral ofreció a Nestor Cerveró, exjefe del área internacional de Petrobras que está en la cárcel por el escándalo, la posibilidad de fugarse a España -vía Paraguay- y recibir una mensualidad de 50.000 reales (unos 13.500 dólares) para su familia si no firmaba un acuerdo de colaboración con la justicia.

Las maniobras del senador representan "una grave amenaza al orden público mediante esfuerzos desmedidos para garantizar su propia impunidad", dijo el juez de la corte suprema Teori Zavascki, que autorizó las detenciones.

Cerveró negociaba con las autoridades contar lo que sabía a cambio de una reducción en su condena de cinco años por lavado de dinero y ya había mencionado la participación de Amaral y de Esteves en la adquisición irregular de una refinería en Pasadena, Estados Unidos, por parte de Petrobras.

La oferta de Amaral llegó a través de una conversación con un hijo de Cerveró llamado Bernardo, quien decidió grabarla y entregarla a las autoridades. Tras recibir el audio, la fiscalía solicitó el arresto.

Las revelaciones muestran una "actuación concreta e intensa del senador Delcidio Amaral y del banquero André Esteves para evitar la celebración de un acuerdo de colaboración premiada entre la procuraduría y Nestor Cerveró, o al menos, evitar que, en caso de celebrarse, fuesen delatados", escribió el procurador general Rodrigo Janot en la solicitud de detención.

La justicia también emitió órdenes de arresto contra el jefe de gabinete del senador, Diogo Ferreira Rodriguez, y el abogado Edson Ribeiro.

Tras la detención, el Senado divulgó una nota donde dijo que reunirá a los líderes partidarios por el caso.

La Cámara alta estaba en sesión para votar si mantiene o revierte la medida dispuesta por la corte suprema, tal como indica la Constitución brasileña en caso de que sea arrestado un congresista con fueros, en esta ocasión el primero en caer por la red de sobornos que drenó más de 2.000 millones de dólares de Petrobras y tiene a decenas de políticos bajo investigación.

La captura de Amaral vuelve a golpear al PT tras el arresto de José Dirceu, ex jefe de gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y de su ahora extesorero Joao Vaccari. Incluso el propio Lula fue llamado a dar su testimonio ante la justicia.

El presidente del partido que gobierna Brasil desde hace 12 años, Rui Falcao, emitió una nota en la que se mostró "perplejo" por los hechos que condujeron a la detención de Amaral y desligó las "tratativas" del senador de sus actividades como parlamentario o afiliado.

"Por eso mismo el PT no se conidera obligado a cualquier gesto de solidaridad", afirmó Falcao.