Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Macri levantará el cepo y convocará a gobernadores
Quiere hacerlo desde el primer día de gestión. También llamará a Scioli y a Massa, y lanzará un FBI argentino para combatir el crimen organizado. Promesa de inversiones
29 de noviembre de 2015
En el gobierno electo de Mauricio Macri piensan que la mejor manera de ingresar a la Casa Rosada es marcando la impronta de un gobierno "con gestión", que "toma decisiones" y las ejecuta desde el primer día.

Un encuentro con los gobernadores para empezar a hablar sobre la distribución de fondos y de obras; un encuentro con sus competidores en las elecciones del pasado 25 de octubre, incluidos los peronistas Daniel Scioli y Sergio Massa, para comprometerlos en ciertas políticas de Estado, y explicar cómo se hará el levantamiento del cepo al dólar y anunciar la creación de la Agencia Federal contra el Crimen Organizado forman parte de la batería de medidas que el gobierno de Cambiemos se propone poner en marcha el mismo viernes 11 de diciembre, en el primer día completo de gestión.

Además, en las primeras 24 horas mantendrá cinco reuniones bilaterales con mandatarios extranjeros.

¿Por qué todo el mismo día? Muy cerca de Macri sostienen la teoría de "pegar primero para pegar dos veces".

La mejor manera de alejar los malos augurios de devaluación, corrida cambiaria o crisis financiera en las primeras horas, aseguran cerca del presidente electo, es a través de la "catarata" de acciones que traerán "una ola de optimismo" necesaria para atravesar los primeros días en el poder.

Enfrascado en reuniones que incluyeron feriado y fin de semana, el gabinete económico trabaja contrarreloj para anunciar medidas. La suba del piso del impuesto a las ganancias, la eliminación de retenciones a todos los granos menos la soja y, por supuesto, el fin de los controles para la compra-venta de dólares impuestos figuran al tope de la agenda.

Todavía sin datos concretos de la economía real, y a la espera de una reunión con el ministro saliente Axel Kicillof, el futuro titular de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y sus pares del gabinete económico ya trabajan en reuniones diarias en el anuncio de cuantiosas inversiones extranjeras y nacionales para mitigar el efecto de una eventual devaluación del peso.

"Serán cientos de anuncios de inversiones por día, no sólo a nivel nacional sino también en la provincia de Buenos Aires", afirman cerca de Macri.

Allí se incluyen para los primeros días la declaración de emergencia en materia de seguridad, un esquema de negociación con los holdouts, el modelo de inversión del Plan Belgrano y los nuevos candidatos para las vacantes de la Corte Suprema.

La reunión con los gobernadores ya tuvo sus primeros pasos esta semana. Juan Schiaretti (Córdoba), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Sergio Casas (La Rioja) pasaron por la flamante sede gubernamental porteña para encontrarse con el presidente electo y sus interlocutores de aquí en más, Peña y el próximo ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

En el caso de La Rioja, también participó Prat-Gay. "Quedaron contentísimos de que alguien los escuche después de años de no atenderles el teléfono", afirmó uno de los asistentes.

La próxima ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tendría como uno de sus objetivos principales la confor-mación de la agencia de lucha contra el narcotráfico, una batalla que Macri considera prioritaria.

Resta definir si será el ministerio de Bullrich, con Eugenio Burzaco como secretario de Seguridad, el que tendrá a su cargo la agencia, o si dependerá directamente de la presidencia.

Esta semana se definirá el nombre del encargado del área y su competencia, mientras que se acordó para el miércoles una reunión entre Bullrich, Burzaco y el actual secretario de Seguridad, Sergio Berni.

Macri quiere plagar la agenda de anuncios y gestos en sus primeros días

Decidido a levantar el cepo al dólar el 11 de diciembre y para mitigar los efectos de una eventual devaluación, prevé anunciar inversiones nacionales y extranjeras a diario. También avanzará con el fin de las retenciones para todos los cultivos menos la soja, la baja de Ganancias y la negociación con los holdouts.

También la agenda internacional de Macri aparece cargada. No sólo va a reunirse con cinco jefes de Estado en sus primeras horas como presidente.

Además, y tal como anunció durante la campaña, tiene previsto invocar la cláusula democrática contra Venezuela en el Mercosur. Por otro lado, tendrá emisarios en la cumbre del clima de París, que llevarán una propuesta alternativa a la del kirchnerismo.

Macri anunció que declarará la emergencia en seguridad. Además, prevé avanzar con el traspaso de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires, con los fondos correspondientes. Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco ya trabajan en la creación de una agencia federal contra el crimen organizado con eje en el combate del narcotráfico.

Macri quiere que un nuevo estilo de gestión sea uno de los sellos de su presidencia. Y que el cambio se note enseguida. Para ello, tiene en agenda una reunión con los gobernadores de todo el país y otra con sus competidores en las elecciones. También prometió sostener diálogo fluido con los gremios y empresarios y con el Congreso. Ya ratificó también que piensa hacer reuniones de gabinete todas las semanas.

No tardará en presentar a sus candidatos para ocupar las vacantes en la Corte Suprema, previa negociación con el PJ y la UCR. Tampoco esperará para ratificar su decisión de reemplazar a Alejandra Gils Carbó de la Procuración General de la Nación. Ya lo hizo Marcos Peña, cuando afirmó que, si la funcionaria no renunciara, "se analizarán los mecanismos legales para la remoción".

El designado ministro de Energía, Juan José Aranguren, delinea un plan que prevé un aumento gradual, pero sostenido, de los precios del gas y de la electricidad para casi todos los sectores y una tarifa social bien definida que reduzca o exceptúe, según los casos, el costo de esos servicios para quienes están por debajo de la línea de pobreza.

Los mayores ajustes recaerán sobre los hogares porteños y bonaerenses