Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Lázaro Báez echó a 1.500 empleados
Al empresario íntimo amigo de los Kirchner la gente se pregunta adonde fueron a parar los miles de millones que recibió durante más de doce años K
19 de enero de 2016
Lázaro Báez, el hombre que se hizo rico con los Kirchner y compartió la última cena de Nestor antes de su muerte, ya despidió a más de la mitad de sus 3.000 empleados en Santa Cruz.

La hecatombe de su grupo empresarial crecido al amparo de los fondos multimillonarios que le daban los Kirchner continúa.

La UOCRA amenaza con volver a las rutas y el holding ya despidió a más del 50% de su personal. A las deudas de Austral Construcciones -nave insignia del empresario investigado por lavado de dinero y evasión fiscal-, se suma la crisis de Kank y Costilla, constructora que dirige Martín Báez, el mayor de los hijos varones.

Mientras Austral acumla 476 cheques emitidos sin fondos por $ 27.470.208,28, KyC, incorporó hace dos semanas 229 cheques por $ 8.015.534.

La situación de ambas constructoras es crítica ante el Banco Nación, que las calificó en riesgo medio: Austral por un crédito impago de $ 160.700.000 y Kank y Costilla por un préstamo de $ 66.874.400.

Con una importante deuda con los proveedores y la decisión de Vialidad Nacional de no pagar los $ 400 millones que reclama Báez por certificaciones de obra, el grupo ya se redujo en más de un 50%.

Austral Construcciones despidió a 1.200 obreros de la UOCRA, más 123 empleados enrolados en el gremio de comercio porque pertenecen a las empresas de catering que posee Báez.

Se suman 56 trabajadores fuera de convenio pero echados igual, cuatro del área de seguridad.

De Kank y Costilla, ya se despidieron 142 trabajadores de la UOCRA, del sindicato de Petroleros y gas privado un total de 18.

El total de trabajadores despedidos por el holding en 15 días según consta en la documentación oficial, es de 1.543 sobre los 3.000 que el grupo tiene declarados.

Aún quedarín 300 telegramas de cesantía por enviar para llegar a los 1.800 que Lázaro Báez decidió despedir. "Con esta situación no tiene muchos caminos, y creemos que el próximo paso que el grupo dará es ir a un concurso de acreedores", indicaron a Clarín desde el gobierno de Santa Cruz. Con este telón de fondo, la obra pública con la que tanto favoreció el kirchnerismo a su provincia durante doce años ($ 14.000 millones sólo para obras viales), está paralizada. "Las rutas en manos de Báez están paradas y otros caminos, una vez que se normalice el conflicto salarial deben garantizar finalizar las obras", señaló un alto funcionario de Alicia Kirchner.

Para los próximos tres años, y antes de dejar la Casa Rosada, Cristina Kirchner garantizó que, a través del presupuesto y las obras plurianuales, Santa Cruz reciba $ 4.600 millones para la construcción de obras y trabajos viales.

Más del 80% de la obra pública estuvo en manos de las empresas de Báez durante la última década.