Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina también quebró la Casa de Moneda
La administración kirchnerista no sólo dejó destruidas las arcas del Estado sino que incluso el organismo encargado de emitir billetes debe $ 1.300 millones. Un desquicio
25 de enero de 2016
Cristina Fernández no se privó de nada a la hora de fundir al Estado argentino. No sólo dejó quebrado al Banco Central, deudas enormes en todos los niveles, superpoblación de ñoquis y manejos dudosos de fondos, sino que permitió además que la propia Casa de Moneda, responsable de emitir billetes, se endeudara en una suma exhorbitante.

A tal punto llegó el grado de corrupción en ese organismo que su ex directora Katya Daura, puesta allí por Amado Boudou, pagaba la custodia de su casa con fondos públicos y editó un libro por $ 850.000.

El macrismo encontró fundida la Casa de Moneda, con un patrimonio neto negativo que supera los $ 320 millones, un rojo impagable con fondos propios.

La Casa de Moneda acumuló hasta diciembre pasado, deudas por más de $ 1300 millones.

El primer año de gestión de Daura fue el último donde esa sociedad estatal mostró números en verde. A partir de allí, todo fue pérdida: $ 63 millones en 2012, otros $ 165 millones en 2013, $ 173 millones en 2014 y$ 375 millones en 2015, todo pérdida para el organismo.

Daura igual no tuvo problema en sumar gastos a la sociedad: ordenó el pago del servicio de custodia de su cas con fondos de Casa de Moneda y destinó a tres empleados para esos menesteres. Todo eso por $ 2 millones por año.

Daura también contrató parientes, un cocinero, un profesor de inglés, una psicóloga y hasta servicios de media coaching. Todo, otra vez, a cuenta de Casa de Moneda, reveló el diario La Nación.

Según los números oficiales que ahora salen a la luz, sin embargo, la Casa de Moneda comenzó a cubrir su déficit con los anticipos millonarios de los nuevos contratos que firmaba, en una suerte de bicicleta financiera, que en el caso del Banco Central adelantó el 30% del monto de cada contrato.

Así, la Casa de Moneda arrastra ahora más de $ 360 millones que ya gastó de los anticipos que desembolsaron clientes como el BCRA, otros $ 470 millones que adeuda a múltiples proveedores y otros $ 470 millones que acumuló con la AFIP, de los que sólo una parte se encuentran ya en planes de pago. Total: 1300 millones.

La gestión de Daura también acumuló problemas con la Justicia: por el caso Ciccone, el fiscal Jorge Di Lello pidió citarla a indagatoria. Y además, se la investiga por presunto enriquecimiento ilícito, luego de que se descubrió que había declarado la compra de una casa por US$ 300.000 aunque una tasadora de la Corte Suprema la valuó entre 700.000 y 900.000 dólares.

Esa investigación patrimonial alcanza también al marido de Daura, Manuel Somoza, quien trabajó con Boudou en el Ministerio de Economía.

Daura además ordenó financiar la edición de un libro para autohomenajear sus casi cinco años de gestión y que costó $ 850.000 a las arcas del Estado, según datos oficiales.