Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Preacuerdo con bonistas italianos
Lo anunció el Gobierno en el marco de la negociación con los holdouts. Mientras tanto definen la oferta para los fondos buitre en Nueva York
2 de febrero de 2016
La Argentina reanudó hoy sus negociaciones en Nueva York con fondos acreedores para resolver el multimillonario litigio por su deuda en default y anunció un preacuerdo con bonistas italianos por 1.350 millones de dólares.

El ministro argentino de Hacienda, Alfonso de Prat Gay, indicó que se llegó a un "preacuerdo con 50.000 bonistas italianos" por títulos en default desde 2001 por 900 millones de dólares, un "primer paso" a su entender para avanzar hacia una solución global del caso.

En el acuerdo, Argentina se compromete a "pagar al contado el 150% del importe original del capital de tales obligaciones", lo que significa un monto de 1.350 millones de dólares, según un comunicado de la Task Force Argentina con sede en Italia.

Las negociaciones se llevaron a cabo el fin de semana en Nueva York. Los bonistas italianos demandaban 2.500 millones de dólares en capital e intereses punitorios en el CIADI, el tribunal de diferendos del Banco Mundial.

Estos bonistas son un grupo de acreedores que, como los fondos especulativos en Estados Unidos, habían rechazado ingresar a los canjes de deuda de 2005 y 2010 de Argentina, a los cuales adhirieron el 93% de los acreedores aceptando un reembolso parcial con importantes quitas.

El anuncio llegó poco antes de que en Nueva York se iniciase una nueva ronda de negociaciones de la misión encabezada por el secretario de Finanzas, Luis Caputo, tras una primera ronda de discusiones el lunes con los fondos especulativos NML Capital y Aurelius y otros querellantes.

La comitiva del nuevo gobierno del presidente Mauricio Macri llegó por la mañana a las oficinas del mediador judicial Dan Pollack, quien ingresó poco después en el edificio situado en el centro de Manhattan, constató la AFP.

En breves declaraciones a la prensa, Pollack afirmó que "probablemente" habría nuevas discusiones con los querellantes que obtuvieron en 2012 una sentencia del juez federal Thomas Griesa para cobrar capital e intereses por deuda por un monto que asciende a 1.750 millones de dólares a día de hoy.

A estos fondos se sumaron a partir de mediados de 2014 otros querellantes llamados "me too" (yo también), llevando el monto total a entre 9.000 y 10.000 millones de dólares.

En la primera reunión del lunes, "se discutieron ideas, informalmente, para una solución de los reclamos, que ahora alcanzan aproximadamente 9.000 millones de dólares", según un comunicado emitido por Pollack.

El ministro Prat Gay admitió dificultades con un grupo de acreedores que, según dijo, "quieren cobrar una tasa de interés inaceptable".

"Para un acuerdo hacen falta dos partes", respondió, considerando "importante el ejemplo de los bonistas italianos porque los intereses representan la tercera parte" de lo que reclamaban.

El ministro indicó que en este preacuerdo Argentina "reconoce el capital y un interés prudente que refleja la tasa de interés de los últimos años y que es mucho menor de lo que este grupo tenía acordado en el CIADI".

"Vamos a respetar el capital y seremos duros en la negociación de los intereses", advirtió y apeló a "la buena predisposición" de los litigantes.