Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Quieren bajar el kilo de asado a $90
El Gobierno presiona para hacer caer el precio de la carne. Se vende a $140 en supermercados. Así, la batalla contra la inflación se va perdiendo
8 de febrero de 2016
Preocupado porque no le puede poner freno a la inflación, el gobierno salió a presionar hoy a los supermercados y carnicerías.

Pretende que el kilo de asado se venda a $ 90, cuando roza los $ 140.
En medio de los cruces con los supermercados y carnicerías, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, estimó que el asado debería costar $ 90 el kilo.

Dijo que últimamente la carne "ha bajado sustancialmente".

Admitió que el asado "llegó a estar a 140, 150 y 160 pesos" en algunos comercios, pero resaltó que últimamente "ha bajado alrededor de un 20%", a "105 ó 110 pesos".

Consideró que ese valor "todavía es alto” porque el kilo de asado “debería costar $ 90", considerando que “el precio de salida de industria de la costilla es de $ 65". Además, atribuyó la reciente baja de la carne a que la gente "no consume costilla”, por lo que los comerciantes “van a tener que empezar a congelarla".

Para controlar la especulación, el funcionario estimó que será muy útil la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que el presidente Mauricio Macri reactivará frenar las subas de precios excesivas.

"Yo creo que hay que transparentar la comercialización y los precios porque cuando una sociedad está informada puede tomar decisiones", destacó.

Y, aunque consideró que la CNDC "debió haberse constituido antes", confió en que cuando funcione "empezará a ponerle coto a un margen de especulación muy alto".

Buryaile negó que la suba de la carne de los últimos meses haya sido por una mayor exportación y lo atribuyó a que "la política ganadera de los últimos 10 años" produjo "un exterminio del rodeo argentino".

Explicó que de 60 millones de cabezas que había "bajamos a 48 y ahora estamos en alrededor de 50, por lo que materialmente no hay animales para exportar".

También sostuvo que "va llevar un tiempo" que Argentina vuelva a exportar y calculó que en 2017 esa cifra se ubicará en "alrededor de 300 mil toneladas, cuando antes rondaba las 500 ó 600 y se llegó incluso hasta las 750".