Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Panamá Papers también complica a Cristóbal López
Federico De Achával, socio del "zar del juego" envió millones de dólares a cuentas en Suiza, a través de una cuenta off shore de Nevada y el escándalo se agranda a nivel mundial
4 de abril de 2016
El escándalo destapado por la investigación Panamá Papers promete afectar a muchos millonarios.
Al empresario Cristóbal López se le abrió un nuevo frente de problemas con el caso de las sociedades off shore, vinculado a su socio en el juego, Federico De Achával, en medio de los millones que le adeuda a la AFIP y el concurso de acreedores presentado por su petrolera Oil Combustibles.

A partir de un decreto de Néstor Kirchner, la sociedad López y De Achával obtuvo la concesión para exportar máquinas tragamonedas hasta 2032.

A partir de allí y hasta al menos 2013, Hipódromos Argentinos de Palermo (HAPSA), que preside De Achával sacó del país 70 millones de dólares, a través de Val de Loire, una sociedad offshore de Nevada, el paraíso de los juegos de azar, cuyos depósitos fueron hechos en cuentas de Alemania y Suiza.

Así surge de los millones de documentos del denominado Panamá Papers. Según publica el diario La Nación, voceros del Grupo Indalo desvincularon a López y le apuntaron a su socio del juego, asegurando que es dueño de la firma Val De Loire, la que utiliza para sacar los millones que obtiene con las máquinas del hipódromo.

De Achával lo niega y le apuntó a un tal Edmund Ward como representante de la compañía off shore.

En octubre de 2005, se creó en Nevada la sociedad Val de Loire LLC, con el número 120649 en los registros de Mossack Fonseca en Panamá. En la Argentina, a su vez, Val de Loire se convirtió en accionista de HAPSA con el 37,21% de las acciones.

El aceitado mecanismo consistía en que Enrique Vienni, director ejecutivo de HAPSA en Argentina (que en Panamá opera por la offshore Laforex Trading), le pedía a Val de Loire un préstamo a HAPSA, con cartas remitidas a las oficinas del Estudio Damiani en Uruguay, que manejaba el contacto con Mossack Fonseca. Días después, Ward (por Val de Loire) y Achával (por HAPSA) suscribían la transferencia de dinero.

De esta manera, si De Achával es dueño de Val de Loire (por ser el beneficiario final), se "autoprestaba" millones de dólares y depositaba el dinero en Alemania y Suiza. Además, retenía las ganancias que en la Argentina le correspondían a Val de Loire.

De Achával sostuvo que se trata de una operatoria "habitual", según publica el mismo diario La Nación.

Toda la información surge de la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, a las que tuvo acceso el diario La Nación y Canal Trece, de los 11 millones de emails y documentos de Mossack Fonseca, un estudio de Panamá dedicado a crear sociedades offshore.