Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Oyarbide anunció que renunciará como juez
Se lo anticipó a sus principales allegados. Siempre fue un juez polémico y tenía varias denuncias en su contra por distintas causas
7 de abril de 2016
Llegó el final para la carrera del juez más polémico de la Argentina: Norberto Oyarbide comunicó que renunciará al juzgado federal Nº5.

Será el final de una carrera de más de 40 años en el Poder Judicial y 21 como juez federal. Prevé reunirse con el ministro de Justicia, Germán Garavano, para comunicarle su decisión.

Oyarbide anunció su dimisión en momentos en que el Consejo de la Magistratura analizaba si le iniciaba un juicio político por mal desempeño y avanzaba en su remoción del cargo.

Estaba acusado de haber suspendido en 2013 un allanamiento a una financiera luego de haber recibido un llamado telefónico de Carlos Liuzzi, entonces segundo de Carlos Zannini en la Secretaría de Legal y Técnica de Presidencia de la Nación.

En marzo de este año, el juez de 65 años comunicó que había iniciado los trámites para jubilarse. El anuncio lo hizo apenas días después de haber recibido la citación de la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura.

En diciembre del año pasado Oyarbide ya le había comunicado a sus allegados que pensaba retirarse del cargo en 2016. Lo hizo luego de que Daniel Angelici, presidente de Boca, amigo del juez y operador macrista en algún sector de la Justicia, le hiciera saber que su presencia en el juzgado no era del agrado del recién asumido Mauricio Macri.

El Presidente lo consideraba uno de los máximos responsables por la causa por escuchas ilegales que se le inició durante la gestión del kirchnerismo.

En 21 años como juez federal, Oyarbide supo acumular escándalos y algunas de las causas más importantes de las últimas dos décadas. En 2001, logró superar el juicio político que había sido iniciado en su contra por haber otorgado una presunta protección a una red de prostíbulos. Dos años antes se había destapado el escándalo que reveló que era cliente vip del local nocturno Spartacus.

En 2009, sobreseyó en tiempo récord a Néstor y Cristina Kirchner en la causa que los investigaba por enriquecimiento ilícito.

En 2010 fue denunciado por el entonces jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por un supuesto plan negociado con el kirchnerismo para avanzar en su contra en el caso que lo investigaba por escuchas telefónicas ilegales.