Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
¿Cristina intentó evitar que Lázaro Báez fugara plata?
El gobierno de los Estados Unidos le habría advertido a la Argentina sobre millonarios movimientos a paraísos fiscales y la ex presidenta lo habría cuestionado, según Fariña
10 de abril de 2016
Lázaro Báez era muy cercano a Néstor Kirchner pero no tanto a Cristina Fernández, quien incluso le habría cuestionado durante su segunda presidencia los manejos que venía haciendo con fondos multimillonarios.
Al menos es la conclusión que surgen de algunas declaraciones realizadas por el valijero Leonardo Fariña ante el juez federal Sebastián Casanello.

Fariña habría aseguran que el gobierno de los Estados Unidos alertó que Báez estaba fugando millones de dólares a paraísos fiscales.

Dijo que a principios de la segunda presidencia de Cristina Kirchner “la Embajada de EE.UU. avisó extraoficialmente que Báez estaba fugando millones de dólares al exterior”.

Fue cuando Cristina convocó a Báez a una reunión de urgencia para quejarse y anunciarle que le iba a reducir la entrega de contratos de obra pública.

Incluso, Fariña dijo que, al salir de ese tenso encuentro, el dueño de Austral Construcciones dijo: "Muchachos a partir de ahora tenemos que ser más discretos".

El hecho narrado por Fariña en su declaración, según reveló a Clarín una fuente oficial, habla de la magnitud de la plata que se movía y de una de las etapas en que se dividió la ruta del dinero K desde el 2003 hasta el 2013.

Siempre de acuerdo a los dichos de Fariña y por pruebas que constan en la causa, después de la muerte de Néstor Kirchner el 27 de octubre del 2010, “Báez consideró que toda la plata que había acumulado con la obra pública gracias a Néstor ahora le pertenecía y decidió sacarla al exterior”.

Su indagatoria tiene una parte donde el fue operador o testado director de determinar maniobras y otras que escuchó que le contó Báez. El rol del ex valijero en estas maniobras comenzó después de la muerte de Néstor Kirchner.

Esto reflejaría que la ruta del dinero K tuvo tres etapas: una desde que Kirchner llegó a la presidencia en el 2003 y hasta su muerte en el 2010. En ella actuó principalmente el dueño de Invernest, Ernesto Clarens y otros financistas que ahora se están investigando y que en los próximas días podrían sufrir alguna imputación concreta.

Desde la muerte de Néstor hasta junio del 2011, la plata se manejó a través de Fariña y SGI “La Rosadita de Federico Elaskar. Cuando Báez, luego del casamiento de Fariña con Jelinek, se da cuenta que le están robando plata, logra que su entorno, en junio del 2011, compre bajo presión “La Rosadita”.

Fariña estimó que en ese lapso manejó casi 100 millones de dólares. La otra etapa arrancó desde la salida de Elaskar hasta el programa de Jorge Lanata de abril del 2013. De este lapso, es el video que reveló Telenoche (noviembre del 2012) donde se ve cómo cuentan, por lo menos, 5 millones de dólares.

El dinero provenía de los 650 millones de dólares en contratos de obra pública que le dieron Néstor y Cristina entre el 2012 ó 2013, también había llegado por sobreprecios o incluso por sobornos. Una vez que la plata llegaba a La Rosadita se podía hacer dos cosas. Una, buscar una financiera que hiciera una operación “back to back” -contó Fariña-, es decir entregar por ejemplo un millón de dólares cash para que se acrediten en una cuenta en el exterior luego de que la sucursal de esa cueva tenía un cliente que necesitaba efectivo en Buenos Aires. La otra era enviarla en aviones a un aeropuerto de Uruguay con pocos controles. Dando cátedra de lavado, Fariña le contó al juez, al fiscal y a su abogada Giselle Robles que, por ejemplo, el banco suizo Lombard Odier “vende un combo completo con una empresa fantasma de un paraíso fiscal y cuenta bancaria. Al cliente le dan acciones al portador de la firma y un dispositivo digital llamado Token para poder operar la cuenta sin necesidad de firmar nada”. Fariña fue testigo directo de esa segunda etapa de la ruta del dinero K, según dijo.