Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina Fernández: "Me pueden meter presa, pero no me van a callar"
Lo advirtió la ex presidenta al encabezar un acto frente a la militancia que se agolpó para apoyarla
13 de abril de 2016
Desafiante hasta el último minuto, la ex presidenta Cristina Fernández tuvo palabras muy duras contra el gobierno de Mauricio Macri y también en el despacho del juez Claudio Bonadio, quien la investiga en una causa por la venta del dólar futuro, con quien no habló.

En un acto que encabezó frente a los tribunales de Comodoro Py, Fernández desafió: "Me pueden citar veinte veces. Me pueden meter presa, pero no van a hacer que deje de decir lo que pienso". Se comparó con Hipólito Yrigoyen y Juan Perón, y dijo que su caso no es "el único de una ex presidenta perseguida".

Subió a un escenario que montó la militancia -encabezada por La Cámpora- poco después de las 11 y junto al ex juez de la Corte Eugenio Zafaroni.

"Conformen un gran frente ciudadano donde se pregunte [a la gente] si le está yendo mejor o peor que antes", pidió.

Dijo que es imposible que haya "tantos atropellos sin la complicidad del poder judicial", consideró sobre su citación y su reciente imputación en una causa por lavado de dinero.

"Si pudieran prohibir la letra K del vocabulario, lo harían", dijo. Cuestionó los despidos en la administración pública, los aumentos en los servicios públicos, la reducción de remedios gratuitos en el PAMI y no dejó pasar el escándalo de Panama Paper, donde se conoció que Macri tuvo una sociedad offshore: "Los que estaban buscando la ruta de dinero K se encontraron con la ruta de dinero M", ironizó.

Propuso "conformar un gran frente ciudadano" opositor al gobierno macrista.

"Conformen un frente donde no se le pregunte a nadie a quién votó, en qué sindicato está o si es trabajador o jubilado -arengó ante la militancia-. Que sólo se le pregunte cómo le está yendo, si mejor que antes o peor. Ese es el punto de unidad de los argentinos: reclamar los derechos que les han arrebatado", reclamó.

Pidió, incluso, convocar a los dirigentes sindicales -"A esos que nos hacían huelga", dijo- y propuso "una gran jornada de reflexión nacional de 24 horas" sin televisión ni diarios.

"Cada uno introspectivamente con su familia, donde piense cómo estaba antes del 10 de diciembre, como vivió los últimos 12 años", señaló.

También le mandó un mensaje a los legisladores del FPV y a los que se alejaron del bloque en las últimas semanas, aunque pidió "no insultar" cuando los militantes cantaron contra Diego Bossio.

"Hay partidos políticos con aspiraciones para el futuro. No nos fijemos sólo adentro. Fijémonos en los que dicen una cosa en los medios y hacen otra en el Congreso. Las instituciones exigen y la democracia exige que cada uno represente el voto que lo llevó a esa banca. Si nos fijamos en el que dio un paso al costado y se fue, nos equivocamos", señaló.

Fernández consideró "importante unirse. En cuanto a mí, no se preocupen. Ustedes saben que voluntariamente y explícitamente renuncie a tener fueros. Se cansaron de publicar que iba a pedir un puesto o un cargo. No los necesito, tengo los fueros del pueblo".