Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Rousseff acusó de "traidor" a su vice
La mandataria acusó a Temer de apoyar, para poder reemplazarla, el juicio de destitución que la oposición impulsa en el Congreso
19 de abril de 2016
La presidenta brasileña Dilma Rousseff tildó de "traidor" a su vicepresidente Michel Temer y lo acusó de apoyar, para poder reemplazarla, el juicio de destitución que la oposición impulsa en el Congreso.

Sin mencionar su nombre, Rousseff denunció que Temer filtró voluntariamente una grabación en la que daba por hecho que la Cámara de Diputados admitiría el pedido de impeachment, siguiendo la recomendación realizada el lunes por una comisión parlamentaria.

Esa filtración "revela una traición hacia mí y hacia la democracia, de ese jefe conspirador que tampoco tiene compromisos con el pueblo", proclamó Rousseff en un acto en el Palacio presidencial de Planalto.

"Vivimos tiempos extraños y preocupantes. Tiempos de golpe de Estado, de farsa y de traición", remachó Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), acusando a Temer de ser "uno de los jefes de la conspiración".

"Ayer quedó claro que existen dos jefes del golpe, que actúan en conjunto y de forma premeditada", dijo la jefa de Estado, apuntando sus dardos igualmente contra el presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, que promueve activamente su destitución.

En el audio, que según Temer fue divulgado de forma involuntaria, se oye al dirigente del partido centrista PMDB llamar a "un gobierno de unidad nacional" para "pacificar" al país y sacarlo de la recesión. El discurso es pronunciado como si la cámara de Diputados ya hubiera aprobado la moción para remover a Rousseff, que en caso de efectivizarse, deberá ser evaluada por el Senado.

También anuncia un tiempo de "sacrificios", aunque promete respetar las "conquistas sociales" obtenidas bajo los gobiernos de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y de la actual mandataria.

Rousseff, de 68 años, denuncia una tentativa de "golpe de estado" en el procedimiento de impeachment, presentado por la oposición por presunta manipulación de las cuentas públicas en 2014, el año de su reelección, y en 2015.