Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El día que Prince subió desnudo
Irradiaba sexualidad a través de su música y su inimitable sentido de la moda, convirtiendo la androginia en un símbolo estilístico
22 de abril de 2016
El fallecido cantante Prince generó polémica en su paso por el mundo del arte y despertó sexualidad con cada movida.

En su álbum de 1981 "Controversy", editado días después de abrir un concierto de los Rolling Stones vestido con ropa interior femenina y ser expulsado del escenario, Prince dijo que constantemente le preguntaban si era blanco o negro, heterosexual u homosexual.

Prince, el ícono del pop que murió sorpresivamente el jueves a los 57 años, irradiaba sexualidad a través de su música y su inimitable sentido de la moda, convirtiendo la androginia en un símbolo estilístico.

Pero a diferencia de otro grande de la música recientemente fallecido, David Bowie, o su contemporánea Madonna, el jugueteo de Prince con los géneros no cargaba un mensaje de empoderamiento y muchos fanáticos se sorprendieron más tarde por su postura fuertemente religiosa y vacilación frente a los derechos de los gays.

La música rock y el sexo siempre han sido íntimos compañeros pero Prince llevó la lujuria a niveles que sonrojarían al oyente más progresista.

Sus primeros tres álbumes - "For You, "Prince" y "Dirty Mind" - introdujeron una dosis liberal de sexo que reforzó su impronta funk instantáneamente bailable que estaba emergiendo.

"Dirty Mind" incluía una de las canciones mas controversiales de Prince, "Head", un cuento explícito sobre una novia virgen en su vestido de boda practicando sexo oral.

"Controversy" presentó una sexualidad desenfrenada similar en pistas como "Do me, Baby" y "Jack U Off", pero el asunto de pronto tomó una dimensión política en la conservadora era del presidente Ronald Reagan, a quien Prince criticó sin tapujos.

Para "Scandalous Sex Suite", de 1989, la voz del artista se mezclaba con los ruidos eróticos de la actriz Kim Basinger.

Pero Prince rompió todos los esquemas en su clásico álbum de 1984 "Purple Rain" con "Darling Nikki", una canción que empieza con una niña masturbándose en el lobby de un hotel.

La canción, que originalmente hablaba de un personaje de la versión fílmica de "Purple Rain", encendió un escándalo cuando la pequeña hija del entonces senador Al Gore la escuchó.

Su esposa, Tipper Gore, respondió con una campaña que eventualmente forzó a las compañías disqueras a colocar etiquetas para advertir a los padres sobre las letras obscenas, un sistema aún vigente.

De solo 1,57 metros, la estatura no era obstáculo para su atractivo: muchos de quienes lo conocieron subrayan su pura belleza física.

Y no era tímido para mostrar su cuerpo. La portada de su álbum homónimo de 1979 mostraba a un Prince con el torso desnudo, cabello suelto y una seductora mirada, y casi una década después apareció completamente desnudo en una pose más angelical para "Lovesexy" (1988).

Prince vestía casi siempre de púrpura, su color insignia, pero era osado en sus atuendos: rizados fulares rosados, capuchas azules de lentejuelas o diseños de puntos negros y blancos.

Adoptaba vestimentas femeninas como tacones altos o ropa interior de mujer. Su presentación más atrevida, sin embargo, ocurrió quizás en los premios MTV Video Music Awards de 1991.

Prince salió a escena en un traje amarillo y elegantemente tocó su guitarra (del mismo color), antes que la multitud se diera cuenta que su trasero quedaba al desnudo. Como si fuera poco, al fondo sus bailarines recreaban una orgía, recuerda una crónica de AFP.