Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Avión de EgyptAir se estrelló en el mar
Creen que fue un atentado. Sus restos aparecieron en el Mediterráneo y antes de caer hizo varios virajes bruscos. Preocupación mundial
19 de mayo de 2016
Un avión de EgyptAir que iba de París a El Cairo se estrelló cerca de una isla griega con 66 personas a bordo, y las autoridades no descartan un posible acto terrorista.

EgyptAir confirmó "el hallazgo de restos del vuelo MS804", precisando en Twitter que se encontraron "chalecos salvavidas y pedazos de plástico" flotando en el mar cerca de la isla griega de Kárpatos.

Anteriormente las Fuerzas Armadas griegas anunciaron el hallazgo de restos del Airbus A320 cerca de la isla griega de Creta.

El vuelo MS804 desapareció de repente de los radares en la madrugada (hora local) del jueves sin que el piloto indicara "ningún problema" y cuando las condiciones del vuelo, que se acercaba a las costas egipcias, eran excelentes.

Siempre manteniendo la prudencia, el ministro egipcio de la Aviación Civil consideró que esta situación podía "llevar a pensar que la probabilidad (...) de un ataque terrorista es más alta que la de una fallo técnico" para explicar su desaparición.

"Pero no quiero sacar conclusiones precipitadas", precisó Chérif Fathy a la AFP.

El presidente francés François Hollande declaró un poco antes que "no se descarta ni se privilegia ninguna hipótesis", hablando de un "accidente" o de un atentado "terrorista".

La tripulación del Airbus A320 no envió ningún mensaje de emergencia, según las fuerzas armadas egipcias y la aviación civil griega, lo que sugeriría que se produjo algo repentino.

- No hubo mensaje de emergencia -

El vuelo MS804 llevaba 56 pasajeros, entre ellos un niño y dos bebés, siete tripulantes y tres agentes de seguridad, indicó la compañía nacional egipcia.

Por nacionalidades, había 30 egipcios, 15 franceses, dos iraquíes, un británico, un canadiense, un belga, un portugués, un argelino, un sudanés, un chadiano, un saudí y un kuwaití.

El avión despegó del aeropuerto francés Paris-Charles de Gaulle un poco después de las 23H00 (21H00 GMT) y debía aterrizar en El Cairo a las 03H05 (01H05 GMT).

El aparato cayó frente a las costas de la isla de Kárpatos, situada entre Creta y Rodas, "cuando se hallaba en el espacio aéreo egipcio", afirmó a la AFP una fuente de la aviación civil griega. Después de haber caído brutalmente dando dos giros, desapareció de los radares en torno a las 00H30 GMT (03H30 locales).

Antes de caer el piloto no señaló "ningún problema" a los controladores aéreos griegos durante su última conversación. Incluso estaba "de buen humor y agradeció a sus interlocutores en griego", según su jefe, Constantin Litzerakos.

Las fuerzas armadas egipcias afirmó que la tripulación no se envió ningún "mensaje de emergencia".

El Airbus cayó a unas 130 millas marinas de la isla de Kárpatos, cuando acababa de entrar en el espacio aéreo egipcio, según las autoridades griegas.

Los medios griegos indicaron que un barco que navegaba en la zona habría visto una bola de fuego en el cielo, una información que no se ha confirmado oficialmente.

- Nueva prueba para Egipto -

Esta desaparición se produce en un contexto difícil en Egipto, enfrentado a múltiples desafíos económicos y de seguridad.

El atentado contra un avión de turistas rusos el 31 de octubre, que viajaba desde la estación balnearia de Sharm el Sheij a Moscú, causando 224 muertos, contribuyó a un derrumbe del turismo, un sector clave de la economía del país.

Ese ataque fue reivindicado por la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que multiplica en ese país los atentados y ataques, principalmente contra las fuerzas de seguridad.

El pasado mes de marzo un vuelo de EgyptAir que iba de Alejandría a El Cairo fue secuestrado y desviado hacia Chipre el 29 de marzo por un hombre "psicológicamente inestable" que decía querer reunirse con su exmujer. El secuestrador se entregó después de seis horas de negociaciones sin provocar víctimas.