Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una carta puede complicar a Cristina
La expresidenta le habría recomendado de puño y letra a Lázaro Báez involucrar a un primo de Macri en las dudosos contratos de obras públicas
28 de mayo de 2016
Cristina Fernández podría verse involucrada en forma directa en la investigación por corrupción en las obras públicas del kirchnerismo.

Es que Lázaro Báez dio el visto bueno para que su hijo Leandro apuntara contra la expresidenta.

Leandro Báez dice que difundirá una carta de Cristina donde aconseja ir contra el primo de Macri Angelo Calcaterra. Un mensaje escrito a mano por Cristina Fernández y el visto bueno de su padre para activar su estrategia son las cartas de Leandro Báez (26) para apartar al juez federal Sebastián Casanello de la investigación que tiene a su padre y a su hermano Martín tras las rejas por la ruta del dinero K.

El menor de los varones del empresario kirchnerista sostiene que la familia guarda una carta manuscrita de Cristina Fernández de Kirchner dirigida a Lázaro en prisión.

Pero el manuscrito de puño y letra nunca llegó a manos del empresario. Como Báez ya estaba preso, recibió una transcripción.

Por seguridad, la familia resguardó la supuesta misiva. Así lo confirmaron allegados a la familia Báez a PERFIL.

Dicen que no presentarán la supuesta prueba de que la ex mandataria está involucrada en la causa de lavado de dinero hasta que el expediente no cambie de juez.

La estrategia judicial de la familia, paralela a la de Báez y su hijo Martín, es comandada por Leandro, ante la negativa de su hermano Martín de declarar como arrepentido.

Es apoyada por su madre, Norma Calismonte, y su hermana Luciana. Está a cargo de los abogados Claudia Balbín y Santiago Viola, ajenos al entorno de los abogados de los Kirchner y de Báez.

Los abogados incluso se acercaron a Martín Báez para ofrecerle su defensa pero el hijo mayor de Lázaro rechazó la oferta y prefirió quedarse con los abogados de su padre. Los allegados a la familia Báez creen que Martín obedece a su padre sin cuestionarlo.

Leandro Báez no está imputado en la causa por “la ruta del dinero K” pero el jueves pasado designó defensores ante el juzgado de Casanello, pidió ser tenido como parte ante los embargos a sus bienes dictados por el magistrado y hace dos días dio un giro de 180 grados y presentó un escrito pidiendo al juez que se aparte de la causa y diciendo lo que Lázaro y Martín Báez no dicen: sugirió que su padre es el testaferro de la familia Kirchner, que no es el dueño de dinero que se lavó a través de paraísos fiscales y que la cadena de responsabilidades en el caso no se termina en él.

A pesar de los trascendidos, no hubo gritos ni reclamos telefónicos de Lázaro y Martín, aseguran en el entorno de los Báez. Leandro recibió la aprobación de su padre. Lázaro no llegó a leer el escrito que presentaría su hijo ante el juez pero no opuso resistencia ante el aviso. Le dijo que lo entendía. Leandro Báez lo interpretó como la venia para decir lo que su padre no puede.

La prisión de Lázaro y los embargos sobre los bienes de Leandro y sus hermanos comenzaron a plantar la semilla de la estrategia. Los Báez viven encerrados en sus casas y tienen todo su patrimonio y cuentas inmovilizadas. Sólo pueden manejarse con efectivo y temen represalias de los kirchneristas.