Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Argentina sale a importar gas a gran escala
En medio de la ola de frío y a raíz de la pérdida del autoabastecimiento energético en la última década, el país vive una crisis energética sin precedentes en los últimos 40 años
9 de junio de 2016
La Argentina atraviesa una situación crítica en materia de abastecimiento energético.
El kirchnerismo impulsó el consumo de gas domiciliario a los precios casi más bajos del mundo, pero al mismo tiempo, decidió no pagarle a los productores de ese insumo.

Por ello, el consumo de gas creció 41% entre 2003 y 2015 y el de energía eléctrica, un 53%. Al mismo tiempo, la producción de gas cayó un 26%. Se gastó lo que no se tenía.

Ante ese escenario, por primera vez desde 1989 el Gobierno debió recurrir a energía de Chile, Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay a la vez.

Es decir, tuvo que pedirle a todos los países limítrofes. Igual no se pudo evitar la interrupción del suministro de gas a industrias desde ayer hasta el lunes. La situación podría repetirse mientras haya temperaturas bajas. Eso sí no, habrá desabastecimiento de GNC.

Para la ola de frío, no alcanzó el gas que se compra a Bolivia, ni el GNL (líquido) que se trae en barcos o el que viene de Chile. A las importaciones de energía eléctrica que se suelen realizar (aunque son menores en proporción) de Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay, ayer también se decidió recurrir a electricidad del territorio trasandino. En estos días de temperaturas bajas, el país depende mucho de las importaciones. En gas, las compras afuera representan alrededor de un tercio del consumo nacional, mientras que en luz son de un 8%.

El sistema energético está en un estado muy crítico. La única forma de recomponerlo es con mayor producción de gas y, por ende, de luz. Para lograr un incremento en el gas disponible, es necesario ofrecerle a las empresas productoras un importe que les justifique la inversión.