Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Corrupción también en Brasil: acusan a Temer y Petrobras
Por primera vez, el presidente interino fue acusado de recibir plata de Petrobras. La denuncia también involucra al partido de Lula y Rousseff
16 de junio de 2016
El mal de la corrupción no es solo patrimonio de los gobiernos argentinos, ya que en medio de la crisis y los vaivenes políticos que soporta Brasil, el presidente interino, Michel Temer, apareció ahora implicado en la trama de corrupción de la estatal Petrobras.

Uno de los procesados en la causa aseguró que el mandatario interino le solicitó dinero para financiar campañas en forma ilegal, profundizando aún más el escándalo que sacude al país. El denunciante es Sergio Machado, ex presidente de Transpetro, una subsidiaria de la petrolera, que ahora aceptó hablar en el marco de un acuerdo de cooperación judicial.

Machado describe la forma en que operaba en la compañía: al igual que en Petrobras, se otorgaban contratos con precios inflados a empresas privadas, a fin de repartir las diferencias entre directores de la compañía y políticos de distintos partidos.

Parte de ese dinero se depositaba en las cuentas de los partidos a modo de “donaciones legales” para campañas, pero en realidad era negociada en el marco de la red de corrupción, según ha comprobado la Justicia en el caso de Petrobras, que se sospecha que se repetía en otras empresas del sector público brasileño.

Según Machado, Temer le solicitó ayuda financiera para la campaña electoral de un candidato del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en 2012, cuando era vicepresidente del país en el Gobierno de Rousseff y presidía esa formación.

El ex directivo, quien también ocupó una banca de senador por el PMDB, dijo que Temer lo buscó con la intención de obtener financiación para la campaña de Gabriel Chalita para la Alcaldía de San Pablo, y que fue acordado un aporte de 1,5 millones de reales (hoy unos 428.500 dólares). Ese dinero, de acuerdo a los documentos liberados por la Corte Suprema, fue pagado por la constructora Queiroz Galvao, que lo entregó directamente al PMDB.

Según el texto difundido por el tribunal, “estaba claro” que lo negociado con Temer era que Machado pidiera “recursos ilícitos da las empresas que tenían contratos con Transpetro, como forma de donación oficial para la campaña de Chalita”.

Los documentos contienen la transcripción de grabaciones de conversaciones entre Machado y el ex presidente José Sarney este mismo año, en las que también se cita a Temer. “Yo contribuí con Michel”, dice Machado, quien al parecer quería obtener algún favor de Sarney en sus enredos con la Justicia.

Temer sustituyó interinamente en la Presidencia de Brasil el pasado 12 de mayo a Dilma Rousseff, suspendida de sus funciones para responder a un juicio de destitución, y hasta ahora su nombre no había aparecido en ninguna de las decenas de delaciones obtenidas por los tribunales en la investigación sobre Petrobras.

En su declaración, Machado también relata que ayudó a financiar campañas en forma ilegal a una veintena de políticos del PMDB y de otras cinco formaciones. Se trata del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Dilma Rousseff, el Partido Comunista do Brasil (PDdoB), que apoya a la mandataria suspendida, y los partidos Progresista (PP), de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y Demócratas (DEM), estos tres últimos de la base que respalda al Gobierno interino de Temer.

Entre los citados por Machado aparece Henrique Eduardo Alves, quien fue ministro de Turismo durante la gestión de Rousseff y ahora ocupa el mismo cargo en el Gobierno interino de Temer.

Según dice Machado en su confesión, ninguna de las donaciones que intermedió fue “lícita” y todos los políticos “sabían” cómo operaba la red de corrupción y que el dinero tenía origen en esa trama, aún cuando muchas veces era entregado bajo una fachada legal.



“Aunque la palabra comisión no llegara a ser dicha, ellos sabían, al buscar a Machado, que de él no obtendrían donaciones de recursos propios ni de Transpetro, y sí de empresas que tenían relaciones contractuales con esa compañía” estatal, sostiene el documento.