Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Extraditan al ex JP Morgan favorito del kirchnerismo
Se trata de Hernán Arbizu, un 'arrepentido' que denunció cuentas off shore de poderosos empresarios argentinos en el exterior
16 de junio de 2016
Hernán Arbizu, ex vicepresidente de la filial local de la banca JP Morgan, quedó hoy detenido a pedido de la justicia de los Estados Unidos.

Lo acusan de fraude bancario, robo de identidad agravado, fraude en ocho maniobras de transferencia electrónica de fondos por más de dos millones de dólares y desfalco. La extradición está pedida desde 2008 por Estados Unidos, pero ahora Arbizu resolvió aceptar ser remitido al hemisferio norte para enfrentar las acusaciones en la justicia de ese país.

El juez federal Sebastián Ramos dispuso su arresto ante la certeza de que apenas pise suelo norteamericano quedará detenido, y por lo tanto el empresario podría fugarse antes.

La fecha de partida de Arbizu es el 22 de junio por América Airlines y será acompañado por dos agentes del FBI, dijeron las fuentes judiciales.

Los portavoces citados por Clarín vincularon la decisión de Arbizu directamente con el cambio de Gobierno.

rbizu trabajó entre 2006 y 2008 para JP Morgan en las oficinas de esa entidad financiera en la ciudad de Nueva York y habría cometido delito contra esa entidad, que lo denunció y pidió su extradición. Mientras el expediente lo instruía el juez Marcelo Martínez De Giorgi, y para evitar ser extraditado, Arbizu se presentó ante la justicia local alegando que sus actividades en Nueva York eran supuestamente ilícitas para el Estado argentino.

Con ello buscaba que se lo acusara criminalmente en la Argentina para evitar rendir cuentas ante la justicia del lugar en el que se habrían cometido los delitos que se le imputan.

Arbizu tiene en la justicia de Nueva York quince diferentes cargos por fraude y se estima que si resultara condenado podría recibir una pena de hasta treinta años de prisión, además de enfrentar una abultada multa.

En mayo de 2015, Arbizu había declarado ante la comisión bicameral del Congreso Nacional, creada para investigar maniobras de evasión y fuga de divisas, y había denunciado que “existen 400 mil millones de dólares de argentinos en el extranjero”, de grandes empresas y familias ricas, que los fugaron a través de la banca privada.

“El origen de los fondos fugados del país no son el tráfico de drogas ni el financiamiento del terrorismo. En Argentina el lavado de dinero proviene de la evasión impositiva”, había afirmado el 6 de mayo de 2015 frente a los integrantes de la bicameral.

Durante su declaración, ofreció detalles sobre las distintas operatorias canalizadas a través del sistema financiero. A lo largo de una hora y media, y reiteró que en el negocio de banca privada utilizado para girar fondos no declarados de grandes empresas e individuos ricos argentinos al exterior no sólo participaba el HSBC, entidad denunciada por la AFIP, sino también otras entidades como el Citibank, UBS, Credit Suisse, Santander, BBVA, Goldman Sachs y su exempleador, JP Morgan.

“Existen 400.000 millones de dólares de argentinos en el extranjero y yo era parte de ese negocio”, sostuvo Arbizu al presentarse frente al grupo parlamentario impulsado tras la denuncia de la AFIP contra los 4040 argentinos con 3500 millones de dólares en una sucursal suiza del HSBC.

El exbanquero, que trabajó durante 20 años en diferentes entidades financieras, siempre en el segmento de la banca privada, será extraditado el 22 de junio a Estados Unidos, y será acompañado por dos agentes del FBI.

El gobierno de Cristina Fernández nunca concedió la extradición de Arbizu porque lo consideró un arrepentido e incluso declaró ante la bicameral que investiga mecanismos de lavado de dinero y fuga de capitales para dar detalles sobre como los bancos de inversión abren cuentas afuera con dinero del país.

El empresario declaró en varias causas sobre presunto lavado de dinero y entregó listados originales sobre los casi 500 clientes de la banca JP Morgan de Nueva York que, según ese material, habrían sacado unos 400 millones de dólares del país -presuntamente por evasión impositiva- de 2006 a 2008.