Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dólar futuro le costó al país $ 53.000 millones
Fue por la venta de divisas que ordenaron Cristina, Kicillof y Vanoli para evitar devaluar antes de las elecciones nacionales. Salió caro
30 de junio de 2016
Habia que ganar costara lo que costara, pero el costo fue enorme. Y encima se perdió.

En su afán por evitar blanquear una devaluación, Cristina Fernández ordenó al Banco Central timbear con el dólar futuro, lo cual le terminó costando a los argentinos unos 53.000 millones de pesos, una enorme transferencia de recursos hacia la especulación financiera.
El saldo final que dejaron los contratos de dólar futuro pactados en la segunda mitad de 2015 por el Banco Central, conducido hasta el 10 de diciembre de ese año por Alejandro Vanoli, arrojó una pérdida monumental.

El precio de ajuste del tipo de cambio a tomar en cuenta para el 30 de junio fue $ 14,92. Con el número puesto, las cuentas dan que el Central perdió 53.719 millones de pesos. Es el monto que tuvo que entregar a los compradores de contratos entre el 17 de diciembre (el día de la liberación del tipo de cambio y el levantamiento del cepo) y ayer.

Los contratos futuros se compensan todos los días: la pérdida del BCRA surge de la diferencia entre el precio al que se pactó el contrato y el precio del dólar contado de cada día.

El Central vendió contratos por US$ 17.433 millones a precios que iban de $ 10,6 a $ 11,6 para las posiciones que iban de diciembre de 2015 a junio 2016. La devaluación gatilló un fuerte desembolso y luego la pérdida del Central se estiró hasta los 74.000 millones cuando el dólar tocó $ 15,95 el 29 de febrero. La baja posterior del dólar (reacción ante la fuerte suba de las tasas de las Lebac) le permitió al Central recortar pérdidas hasta llegar al cierre de junio con un balance de un rojo cercano a los 53.000 millones de pesos.

La pérdida se reduce, según el Central, en 6.000 millones de pesos (a 47.000 millones) si se tiene en cuenta que un día antes de levantar el cepo obligó a los bancos a venderle todos los contratos de dólar futuro que tenían en su poder, pero al precio del dólar de 9,80 pesos. Al día siguiente, con el dólar liberado y cotiando cerca de 13 pesos, el Central les volvió a vender todos los contratos.

La actual conducción del Central no volvió a intervenir en el mercado de dólar futuro, es decir que los contratos hoy abiertos fueron pactados entre privados. Es cierto que en el balance general del Central, el quebranto de los contratos de dólar futuro más que se compensó con la voluminosa compra de dólares que el organismo realizó durante mayo y junio, por 5.814 millones de dólares, y a precios cercanos a los 14 pesos.

La ruinosa operatoria motivó una denuncia penal que presentaron el senador Federico Pinedo y el diputado Mario Negri antes de las elecciones presidenciales de 2015, con el sustento técnico de Alfonso Prat-Gay. Se denunció que el Central poco menos que regalaba los contratos, vendiendo a precios muy inferiores a los $ 15 que se podía ver en el mercado “contado con liqui” y en el mercado de futuros de Nueva York. Vanoli se defendió diciendo que vendía en línea con el valor del dólar proyectado en el presupuesto 2016 (elaborado por Axel Kicillof) y en línea también con la tasa de interés de referencia vigente en- aquél momento.