Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Francisco: "No tengo problema con Macri, es una persona noble"
El Papa le bajó el tono a los supuestos conflictos con el gobierno argentino. Bonafini había dicho que el Pontífice consideraba que esto era como el '55
3 de julio de 2016
El Papa Francisco salió a aclarar la relación con el gobierno argentino y de paso sepultó dichos de punteros ultrakirchneristas que pusieron en su boca palabras que el no había dicho.
"No tengo ningún problema con Macri. Es una persona noble", fue la respuesta del papa cuando le preguntaron si alguna vez tuvo un conflicto con el Presidente.

En una entrevista con La Nación, el Papa negó que haya problemas con el gobierno argentino y aseguró que el Presidente le parece “una persona bien nacida y una persona noble”.

El Sumo Pontífice tambié relativizó la polémica por el rechazo de la donación del gobierno argentino a la fundación Scholas. “Yo les dije a los dos responsables de Scholas, con todo mi cariño, que los estaba preservando a ellos, los estaba cuidando de eventuales tentaciones o errores en el manejo de la fundación. De ninguna manera aludía al Gobierno”, aclaró Francisco.

Al Papa también le preguntaron sobre si alguna vez tuvo problemas con Macri, cuando él era arzobispo de Buenos Aires y el actual presidente, jefe de Gobierno porteño. "Una sola vez, en Buenos Aires, durante más de seis años de convivencia. Una sola vez en tanto tiempo. El promedio es muy bajo. Algunos otros problemas los hablábamos en privado y lo resolvíamos en privado. Y los dos respetamos siempre el acuerdo de privacidad. No busque razones. No hay ninguna explicación en la historia para que se diga que yo tengo un conflicto con Macri", sostuvo.

Del Gobierno de Cambiemos, se mostró particularmente cercano a dos mujeres: la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. "Conozco la sensibilidad social de ellas y sé por la Iglesia argentina que siguen siendo muy sensibles ante el sufrimiento de los que menos tienen", puntualizó.

En las últimas semanas Francisco recibió al ministro de Educación, Esteban Bullrich; el de Trabajo, Jorge Triaca (es amigo de su madre); y a la canciller Susana Malcorra.

"Algunos son viejos amigos, que piden verme y yo los recibo con mucho gusto", contó. Y se permitió una humorada sobre Malcorra: "No sé cómo hizo una ingeniera electrónica para tener semejante cintura política. Se lo pregunté con sentido del humor. Debe haber aprendido en las Naciones Unidas".

Por el momento, el Papa sigue sin tener una fecha para lo que sería su primera visita a la Argentina desde que fue nombrado como tal. "Está claro que la agenda de viajes de este año ya está terminada. Veremos el próximo año", expresó. Sin embargo, el hecho de que 2017 sea un año electoral complicaría esa posibilidad.

Al ser consultado sobre si el titular de la fundación Alameda y legislador porteño Gustavo Vera ejercía como una especie de vocero, el Papa respondió: “Hay mucha confusión sobre mis voceros en la Argentina. No hay más voceros, en la Argentina o en cualquier otro país, que los voceros oficiales del Papa. ¿Es necesario repetirlo? Lo repito entonces: la oficina de prensa del Vaticano es el único vocero del Papa”, le aclaró al periodista.

Y sobre las críticas por haber recibido a Hebe de Bonafini, el Papa dijo que fue un “acto de perdón”. “Hasta un amigo me mandó una carta criticándome por eso. Ella pidió perdón y yo no se lo negué. No se lo niego a nadie”, explicó.

Francisco también aclaró que no fue cierto que las Madres ensuciaron la Catedral de Buenos Aires. “Ocuparon dos veces la Catedral. Y las dos veces yo di la orden de que no les faltaran agua ni baños. Es (Bonafini) una mujer a la que le mataron dos hijos. Yo me inclino, me pongo de rodillas ante semejante sufrimiento. No importa lo que haya dicho de mí. Y sé que dijo cosas horribles en el pasado”, indicó. Y remató, respecto de su encuentro con la jefa de Madres de Plaza de Mayo: "Hablamos del perdón y ella dijo lo que siempre dice del gobierno de Macri, que luego repitió ante la prensa. Son cosas de ella, no mías. A mí me interesaba dejar atrás una historia de desencuentros".

Además, se refirió a la reciente visita de jueces argentinos al Vaticano y las versiones de que les había dado un apoyo explícito: "Hubo aquí un congreso mundial de jueces sobre la mafia y la trata de personas, como ya lo hubo con alcaldes de todo el mundo sobre el mismo tema. Vinieron unos 200 jueces de todo el mundo. Seis eran argentinos. Algunos jueces argentinos pidieron saludarme en privado y yo accedí. Sucedió eso y nada más. No puedo apoyar ni dejar de apoyar cuando no estoy al tanto de los pormenores judiciales argentinos".