Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los Kirchner le dieron obras por $21.600 millones a Lázaro Báez
Lo determinó Vialidad Nacional. Ese monto millonarios solo fue para trabajos en Santa Cruz, pero sospechan que mucho más dinero se canalizó a través de otras licitaciones
4 de julio de 2016
Cristina Fernández, y Néstor Kirchner si aún viviera, deberían dar muchas explicaciones ante la Justicia sobre los manejos de fondos del Estado durante su largo régimen de doce años y medio.

Austral Construcciones, nave insignia de Lázaro Báez, era la principal constructora de Santa Cruz, y se constituyó oportunamente doce días antes que Néstor Kirchner jure como presidente de la Nación y cerró cuando la ex Presidenta dejó la Casa Rosada. Su ciclo de oro duró exactamente doce años y la Auditoría de Vialidad Nacional expuso números escandalosos que rodean al empresario K detenido y procesado por lavado de dinero y que señalan directamente a la gestión kirchnerista de los últimos años.

A febrero de este año el Grupo Austral fue adjudicatario de $ 21.600 millones provenientes de Vialidad Nacional. Del presupuesto general del organismo de los últimos ocho años, el 11 % se volcó en Santa Cruz y el principal beneficiado con los contratos fue Lázaro Báez, informó Clarín. Si se contemplan los números de los contratos a diciembre del año pasado, cuando Austral continuaba operando, con más dificultades que otros momentos, pero tenía los obradores con actividad, Báez manejó $ 16.386 millones, de los cuales sólo volcó en las obras, en función de lo que se auditó recientemente, $ 9.037 millones, colocando en duda el destino de los $ 7.386 millones restantes.

Lo cierto es que desde 2008 a la fecha, las empresas de Báez -socio comercial de los Kirchner-, se alzó con el 78,4 % de las licitaciones de Vialidad Nacional, y gracias a la redeterminación de precios y las modificaciones de obras (agregando trabajos a lo que decía el pliego), generaron que la Nación las pague muy por encima del costo inicial.

Los números revelan que, de las 51 obras otorgadas el holding de Báez, dejó sin finalizar 27 contratos, pero los cobró y en la mayoría de los casos superó su costo inicial. Por ejemplo, si se suma el valor original de esas obras inconclusas, arrojan un valor original de $ 5.767 millones y por las mismas, al empresario K le pagaron $ 13.000 millones: un 125% más. Focalizando por zonas, las principales obras se realizaron sobre la Ruta 3. Allí entre 2008 y 2011, se licitaron tres grandes contratos que quedaron sin terminar. El monto global de estas obras fue de $ 987.345.401, pero terminaron costando $ 2.892 millones, lo que representa un 193% por más. El avance obra no supera el 35%.

Durante el gobierno de Fernández, cuatro obras se adjudicaron a Austral y a Kank & Costilla (empresa que dirige Martín Báez denunciada también por Vialidad), sobre la Ruta 288. El valor original de los contratos fue de $ 1.677 millones y el monto vigente asciende a $ 3.161 millones, prácticamente el doble.

Las dos primeras que datan de 2011, refieren a las licitaciones que conectan los tramos desde Estancia La Julia a Tres Lagos. Con un avance del 34% y 45% respectivamente, deberían haber finaliza en 2015. Sin concluir, este conjunto de obras, por ellas se pagaron un 58% más del costo inicial.

Sobre la Ruta 47 dos licitaciones para realizar empalmes con la Ruta Nacional N° 3, se otorgaron con un costo de $ 618 y $ 613 millones cada una. Ambas debían estar inauguradas el año pasado y hasta diciembre el avance de obra era del 28%: sin embargo, Báez recibió de Vialidad Nacional, un 110% más por cada contrato. Uno de los más significativos, fue el corredor turístico, Ruta 40. No sólo por su relevancia de conexión de los principales atractivos santacruceños, sino porque es la zona con más rutas sin finalizar.

Allí Báez tuvo seis contrataciones y cobró un 155% más del valor por el cual fueron licitadas. La mitad de los contratos corresponden a Austral y tuvieron costo original de $ 488 millones, pero terminaron costando $ 1.247 millones. Sólo el tramo Lago Cardiel – Tres Lagos, se licitó por $ 254 millones y, con el 32% de realización, Nación le pagó a Báez $ 800 millones. Esta vieja trama entre los Kirchner, De Vido y Báez ahora sí podría repercutir en la Justicia.

Además, tal como reveló Clarín durante el gobierno de la Fernández, el empresario K recibió otro millonario y sospechoso negocio que denunció Vialidad: más de $ 1.300 millones para caminos de ripio.

En el centro de Santa Cruz, cerca de Gobernador Gregores, en cercanías a la ruta 40 que conduce a El Calafate, en el norte de la provincia por la zona de Perito Moreno, con cientos de kilómetros de diferencia, distribuyeron las obras de enripiado. “Las más difíciles de auditar por el tipo de obras que son”. Sólo tres licitaciones de obras complementarias y enripiado tuvieron un valor de $ 627 millones cuando las ganó Austral Construcciones. Pero gracias a las modificaciones de obras (que no se realizaron pero se cobraron) la firma terminó recibiendo $ 1.378 millones: un 119,77% más. Al igual que cerca del 50% de las licitaciones que quedaron en manos de Báez, estas también quedaron inconclusas.

Austral Construcciones pasó de 5.000 empleados a 30 en la actualidad y desde que se creó su principal empleador fue el gobierno kirchnerista.