Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una patota sacó a golpes a periodistas de un diario
Fue esta madrugada en Tiempo Argentino, el medio que el empresario kirchnerista Szpolski dejó en bancarrota. Hubo agresiones contra los trabajadores
4 de julio de 2016
Trabajadores del diario Tiempo Argentino sufrieron esta madrugada el ataque de una veintena de violentos que ingresaron a la redacción a golpes de puño y patadas contra las personas que se encontraban en el lugar.

Minutos después de la medianoche, unos 20 patoteros que responderían al empresario Mariano Martínez Rojas, quien se adjudica la compra del diario Tiempo Argentino y Radio América a Szpolski, ingresaron -con la ayuda de un cerrajero- al edificio donde se encuentran la redacción y el estudio.

En su camino golpearon a trabajadores, entre ellos uno con discapacidad. "Salgan por las buenas o van a salir por las malas", dijo uno de los matones.

A través de un comunicado, la Secretaría de Comunicación Pública expresó su "más enérgico repudio" al ataque a las instalaciones del diario.

Y se solidarizó con los periodistas, "víctimas desde hace meses del accionar irresponsable de un grupo de empresarios".

Los violentos se dirigieron hasta las oficinas del área de Recursos Humanos de la empresa. Los trabajadores temían por el estado de sus elementos de trabajo y documentación de valor.

Luego de los forcejeos, los trabajadores de Tiempo quedaron del lado de afuera del edificio y adentro los agresores. Trascendió que entre los intrusos se encontraba el propio Martínez Rojas, que cuando llegó la policía habría argumentado que el edificio es de su propiedad.

Con el correr de las horas, trabajadores de prensa de varios medios llegaron hasta el lugar para acompañar a los empleados de Tiempo, que esperaban en la calle una orden judicial y el accionar de la Policía para recuperar su espacio laboral. Permanecían adentro los patoteros, que cada tanto se asomaban a través de una ventana que da a Amenabar 23. Mientras que la doctora Andrade, de la Fiscalía Contravencional N°6, dispuso que la Policía custodiara el lugar y que nadie saliera del edificio hasta primera hora de la mañana, los trabajadores decidieron pasar allí la noche a pesar de la intensa lluvia. Se esperaba una conferencia de prensa a las 9.

Se vivieron momentos de tensión cuando trabajadores y efectivos policiales ingresaron al lugar y se toparon con los violentos. Hubo golpes e insultos.

Alrededor de las 4 pareció que un grupo de la patota había comenzado a escapar por los techos, al punto que una vecina del edificio pidió a los gritos que "por favor" interviniera la Policía. Para ese momento, en la cuadra se habían acumulado más de 10 móviles policiales.

Poco antes de las 5, efectivos de la Policía, el presidente de la cooperativa, un delegado y el director del diario mantenían una negociación con los usurpadores dentro del edificio y se esperaba que pronto se retiraran del lugar.

Szpolki, ex candidato a intendente del Frente para la Victoria, que cobró más de 800 millones de pesos de publicidad oficial durante el gobierno anterior, dejó de pagar los salarios de los trabajadores a fin de año pasado y todos sus medios se convirtieron en el centro de un conflicto gremial con el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA): Tiempo Argentino, El Argentino, Rock and Pop, Radio América, Radio Splendid, Cielos Argentinos, Infonews, CN 23, El Gráfico, Vórterix y la revista Siete Días.

Luego del conflicto, los trabajadores decidieron armar una cooperativa y relanzar el diario. El 24 de marzo hicieron una edición especial para la movilización popular en defensa de los derechos humanos, con una tirada de más de 30.000 ejemplares. Pero se convirtió formalmente en una cooperativa el martes 19 de abril, cuando se concretó el trámite ante el Instituto Nacional de Economía Social.

Desde abril, el diario tiene una tirada semanal y sale a la calle los domingos. Los trabajadores cuentan con un aval del Ministerio de Trabajo, que les otorgó "en custodia" el edificio.