Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Fuerte llamado de la Iglesia a "mirar hacia adelante"
En el tedeum del Bicentenario, el arzobispo de Tucumán hizo un llamado a la unidad y advirtió que "no es un día para ahondar en la grieta"
9 de julio de 2016
En el marco del Tedeum por el Bicentenario de la Independencia, el arzobispo de Tucumán, Aflredo Zecca, hizo un llamado a la unidad entre los argentinos y dijo que hoy "no es un día para ahondar en la grieta sino para mirar hacia adelante".

Consideró que "el ideal de vivir la Argentina como una gran familia, donde la fraternidad y la solidaridad incluyan a todos, está muy lejos de haber sido alcanzado". En la homilía, de la que participó el presidente Mauricio Macri, junto a la primera dama Juliana Awada, casi todos los gobernadores, el gabinete nacional y varios invitados especiales –entre ellos el rey emérito de España, Juan Carlos I-, Zecca convocó a la búsqueda de coincidencias entre los argentinos al señalar que "no hay consenso sino donde no hay diálogo" y advirtió que "la mayoría no tiene siempre la razón, ni crea la verdad".

"Este clima de unidad, fraternidad, y comunión es el que necesitamos para hacer realidad en la patria lo que nuestros padres soñaron", señaló.

Dijo que "no hay libertad humana sin verdad", señaló que "la libertad no está exenta de riesgos y de concepciones falaces" y advirtió que "la aparente licitud de todo, la libertad absoluta, es una ilusión que lleva a la esclavitud".

"La búsqueda desenfrenada del poder, del placer, del dinero, del dominio de la naturaleza sin respetarla conducen, irremediablemente, a la esclavitud expresada de diversas maneras", sostuvo. Y, agregó: "No son sino expresión de una libertad mal entendida de la que algunos se aprovechan y otros son víctimas".

"Los argentinos tenemos ante nuestros ojos el desafío de comenzar el tercer centenario haciendo de la libertad la piedra de toque de una sociedad verdaderamente pluralista. Para ello debemos redescubrir el sentido de la autoridad, que no es autoritarismo, del dedicado equilibro entre verdad, diálogo y consenso", indicó.