Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Papa visitó Auschwitz y pidió "perdón por tanta crueldad"
Francisco permaneció una hora en el campo de concentración nazi de Auschwitz, rezó en soledad y saludó a sobrevivientes
29 de julio de 2016
El papa Francisco visitó esta mañana el campo de concentración nazi de Auschwitz, Polonia, donde realizó un recorrido en silencio y rezó en soledad, en el lugar donde fueron exterminados más de un millón de personas. Luego, saludó a once sobrevivientes a los que pidió "perdón por tanta crueldad".

Francisco atravesó la entrada de hierro forjado del campo de exterminio con la inscripción "Arbeit macht frei" (El trabajo los hace libres), recorrió el lugar y se trasladó al "Bloque 11", donde se encuentran las celdas subterráneas en las que se encerraban a los prisioneros para que murieran de hambre y sed.

Antes de ingresar, al Bloque donde también se hicieron las primeras pruebas con el gas Zyklon B, el Papa saludó y besó a Helena Dunicz Niwinska, (1915, Viena), prisionera número 64118 en el campo; Alojzy Fros, (1916, Rybnik), prisionero número 136223; Janina Iwanska (1916, Varsovia), prisionera 85595; y a Wacław Dlugoborski (1926, Varsovia),prisionero 138871.

También saludó a Zbigniew Kaczkowski (1921, Cracovia), prisionero 125727; Stefan Lesiak (Pińczów, 1927) ), prisionero 197204; Valentina Nikodem (Lodz, 1922), prisionera 8737; Marian Majerowicz (Myszkow, 1926), número 157715; Eva Umlauf (74 años), número A-26959; Naftali Fürst (Bratislava, 1932), prisionero B-14026; y Peter Rauch (Munich, 1939), prisionero Z-3531.

"Señor, ten piedad de tu pueblo. Señor, perdón por tanta crueldad", escribió en el libro de visitas del campo de concentración ubicado a 66 km de Cracovia.

Previo al saludo, el Papa rezó en soledad y a oscuras en la celda en la que fue recluido a muerte Maximiliano Kolbe, el santo polaco y sacerdote católico que pidió ser ejecutado a los 47 años para salvar la vida de otro prisionero del campo que tenía esposa e hijos. Kolbe fue beatificado por Pablo VI en 1971 y canonizado por Juan Pablo II en 1982.