Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió Horacio Salgán, el gran compositor argentino del tango
Había cumplido 100 años y permanecía internado en una clínica privada por problemas de salud derivados de su avanzada edad
19 de agosto de 2016
El pianista y compositor argentino Horacio Salgán, sinónimo de tango en el país sudamericano, murió este viernes a los 100 años de edad, informó la Academia Nacional del Tango.

Salgán había cumplido un siglo de vida el 15 de junio pasado y permanecía internado en una clínica privada de la capital argentina por problemas de salud derivados de su avanzada edad.

Eximio pianista y compositor, el célebre maestro Daniel Barenboim lo homenajeó con un concierto en el Teatro Colón de Buenos Aires a principios de agosto.

También su obra es motivo de homenajes en el marco del Mundial de Tango que se inició esta semana en la capital argentina.

Fue autor del legendario "A fuego lento" y director del afamado Quinteto Real con el que hizo un sinnúmero de arreglos de clásicos del tango.

Ganó numerosos galardones, entre ellos el Premio Konex de Brillante en 2005 como el mejor músico de la década.

Retirado de los escenarios en 2003 solía repetir que se había retirado "de la vida pública, pero no de la música" y volvió a dar un concierto en 2010, en ocasión de los festejos por el Bicentenario de la revolución de Mayo de 1810 que dio lugar a la independencia.

"Cada cosa que hice fue pensando que era lo más importante que estaba haciendo. Fueron unos 75 años de trabajo muy intenso", dijo alguna vez sobre su trayectoria.

Comenzó a estudiar piano a los seis años y concluyó el conservatorio a los 13 para iniciarse como pianista en programas de radio.

Sus arreglos de tango fueron admirados por músicos de la talla de Astor Piazzolla y en el ambiente tanguero se lo definía como el maestro más moderno entre los clásicos.

En 1970 tocó en el Lincoln Center de Nueva York y dos años más tarde en una gala en el Teatro Colón.

En el ocaso de su vida confesó: "Mi máxima ambición, y lo fue desde niño y también lo es hasta hoy, es aprender a tocar el piano lo mejor posible".