Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Tras el terremoto, Italia declara el estado de emergencia
Se registraron 250 víctimas fatales y 350 heridos. Crecen dudas respecto a negligencias en la construcción de edificios de las zonas más afectadas
26 de agosto de 2016
Tras el terremoto que golpeó el centro de Italia en la madrugada del miércoles, el número de fallecidos no deja de aumentar, trepó a 250 muertos y 365 heridos, y el trabajo de los rescatistas continúa. Pero además, comienzan a surgir dudas sobre si una parte de las terribles consecuencias se debe a negligencias en la construcción o la rehabilitación de algunos edificios en esa zona conocida por su gran actividad sísmica.

El gobierno de Matteo Renzi se enfrenta ante el desafío de reconstruir con rapidez, transparencia y eficacia los pueblos afectados, y algunos que quedaron completamente sepultados. Los más afectados fueron Arquata del Tronto y Pescara del Tronto, ambas en la provincia de Ascoli, Amatrice y Accumoli, provincia de Rieti.

"Queremos una reconstrucción verdadera para que los habitantes de estos pueblos puedan seguir manteniendo su comunidad y conserven el pasado de estas localidades, un pasado maravilloso que no puede quedar perdido", sostuvo Renzi. Por el momento, el primer ministro anunció una ayuda de 50 millones de euros y declaró el estado de emergencia.

La fiscalía de Rieti habría abierto una investigación con la hipótesis de desastre doloso tras constatar que "algunos de los edificios que se han venido abajo o han sufrido grandes daños habían sido reestructurados recientemente", afirma el diario El País.

La prensa italiana informó que el fiscal jefe de Rieti, Giuseppe Saieva, está efectuando registros para hacerse con documentación sobre las últimas reestructuraciones e investiga los daños que sufrió la escuela de Amatrice, que había sido reestructurada en 2012 para que respetara las normas sísmicas tras un sísmo registrado en 2009.

Además, la Justicia investiga sobre el campanario de Accumoli que también fue sometido a intervenciones antisísmicas y que se derrumbó completamente.

El diario La Repubblica advierte que Protección Civil había puesto a disposición otros dos millones de euros para que algunos edificios, como el hospital, respetasen las indicaciones antisísmicas, pero que nunca fueron utilizados.