Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La CGT consideró autoritario no reabrir paritarias
La central obrera alertó sobre la necesidad de ajustar salarios por inflación y no descartó un paro. Mantuvieron una reunión con grupos piqueteros
7 de septiembre de 2016
La nueva conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) ofreció una rueda de prensa en la que cuestionó la actitud intransigente del Gobierno, que se muestra decidido a mantener cerrada la discusión salarial.

"Dicen 'paritarias no'… Las paritarias se discuten entre sectores de empresarios y trabajadores. Habrá empresas que no están en condiciones, pero por qué van a impedir que los que pueden equilibrar el salario lo hagan. Eso sería autoritario", disparó Carlos Acuña, uno de los integrantes del triunvirato que conduce la central obrera.

El titular del gremio Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicios no descartó que se realice una medida de fuerza en caso de no haber respuesta concretas del macrismo.

De todos modos, Acuña señaló que los pasos a seguir se definirán recién en el plenario sindical que se celebrará el próximo 23 de septiembre.

Minutos después fue el turno de Héctor Daer, quien explicó que más allá de las reivindicaciones que siempre reclama la CGT, lo que se pide es "una corrección en la política de comercio exterior, porque lo que estamos consumiendo es elaborado en otras latitudes; por eso el ciclo de la destrucción del trabajo se profundiza".

Un rato antes de la conferencia, los líderes de la CGT dieron un paso inédito en su historia, al abrir un canal formal de diálogo con grupos piqueteros. El dato es relevante porque se trata de un acercamiento a un sector con el que siempre estuvo enfrentado.

La nueva conducción que integran Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid pareció sellar una tregua con dirigentes del Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Este acercamiento resulta inquietante para el gobierno nacional, porque se produce en un contexto de amenazas de huelga y de un paulatino deterioro en la relación de la CGT con la administración macrista.

Antes del inicio del encuentro, Daer afirmó ante la prensa, que la central obrera espera que el gobierno "empiece a dar respuesta sobre los temas que preocupan" como la "caída del empleo y el poder adquisitivo" y el "aumento importante de la pobreza".