Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de septiembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Game of Thrones, el gran triunfador de los Premios Emmy
La serie obtuvo los premios a mejor drama, guión y dirección. Veep, mejor comedia; Tatiana Maslany y Rami Malek, mejores actores dramáticos
19 de septiembre de 2016
Game of Thornes se alzó con los premios Emmy más importantes del 2016, en una noche de gala muy política para las distinciones de la televisión norteamericana, donde el candidato republicano Donald Trump fue el centro de las críticas e ironías.

Con la conducción de Jimmy Kimmel , la academia televisiva destacó lo más notable tanto en drama y comedia como en producciones de variedades.

Los protagonistas de black-ish, Tracee Ellis Ross y Anthony Anderson, entregaron el premio a mejor actor de reparto en comedia que fue para Louie Anderson por Baskets, donde interpreta a un personaje femenino. Anderson le dedicó el galardón a su mamá, de quien tomó "todos los matices" de su rol. Posteriormente se entregó el premio a mejor guión para un episodio de comedia, que fue a manos de Aziz Ansari por Master of None.

Asimismo, Joel McHale y Kristen Bell entregaron el premio a mejor actriz de reparto en comedia. ¿La ganadora? Kate McKinnon por Saturday Night Live. En cuanto a la mejor dirección en el mismo género, el premio lo recibió Jill Soloway por Transparent.

Octavo Emmy para Julia Louis-Dreyfus. La protagonista excluyente de Veep ganó su quinto Emmy consecutivo - y su octavo en total - por su gran papel en la serie ahora comandada por David Mandel. Luego de unos chistes en contra de Donald Trump, la actriz se emocionó hasta las lágrimas recordando a su recientemente fallecido padre. Luego Jeffrey Tambor volvió a subir al escenario para recibir otro Emmy por su celebrada labor en Transparent.

En cuanto al mejor guión en una miniserie o película hecha para televisión, el programa ganador fue, como era de esperarse, American Crime Story: The People v. O.J. Simpson. En la categoría de mejor actriz de reparto, la ganadora fue Regina King, nuevamente por American Crime , gracias a la segunda entrega de la antología de John Ridley. Minutos más tarde se anunció el premio a la mejor dirección en miniserie o película hecha para televisión, que tuvo como ganadora a The Night Manager.

American Crime Story: The People v. O.J. Simpson arrasó en su categoría. El encargado de presentar el premio a mejor actor de reparto en miniserie fue Terence Howard y el ganador fue, con total justicia, Sterling K. Brown por su labor en American Crime Story. Posteriormente le llegó el merecido Emmy a Sarah Paulson por el mismo programa, por su inolvidable interpretación de la fiscal Marcia Clark. La misma suerte corrió Courtney B. Vance, ganador como mejor actor de miniserie, brillante contrafigura de Paulson. La cereza del postre fue el galardón a American Crime Story: The People v. O.J. Simpson como mejor miniserie. Tras dicho galardón, John Oliver recibió el Emmy al programa late night y Keegan-Michael Key y Michael Peele el premio a mejor programa de sketchs por Key and Peele.

Lo mejor en drama. Los premios en la categoría dramática comenzaron con el galardón a Game of Thrones en mejor guión y dirección. Por otra parte, Maggie Smith ganó como mejor actriz secundaria por Downton Abbey venciendo a las favoritas Lena Headey y Constance Zimmer. Fiel a su tradición, la actriz no fue a la ceremonia. Un caso similar fue el de Ben Mendelsohn, quien ganó como mejor actor de reparto por Bloodline pero tampoco asistió a la entrega. En cuanto al mejor actor dramático del año, el Emmy cayó en manos de Rami Malek por su magnética interpretación en Mr. Robot, mientras que la mejor actriz fue Tatiana Maslany por Orphan Black.

Veep y Game of Thrones, lo mejor del año. Larry David fue el encargado de darle el premio al programa originalmente concebido por Armando Iannucci, que ya tiene dos Emmy consecutivos en su haber en la categoría de mejor comedia.

Por otro lado, y como ya se podía prever tras los galardones a mejor guión y dirección, la serie dramática del 2016 fue Game of Thrones, quien batió récords y se convirtió - con 38 estatuillas desde que empezó a emitirse - en el programa más premiado de la historia, venciendo a Frasier, que quedó atrás con 37.