Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Tres de cada diez argentinos es pobre: el 32,2% de la población
Lo informó el INDEC, que volvió a difundir ese indicador luego de tres años de hermetismo, ya que el kirchnerismo ocultó esas cifras por razones políticas. De los 8,7 millones de pobres, casi 2 millones ya cayeron en la indigencia
28 de septiembre de 2016
La pobreza afecta al 32,2% de la población argentina, según el INDEC, que volvió a difundir ese indicador clave luego de tres años. Según estas cifras, 8,7 millones de argentinos están en situación de pobreza y de ellos 1,7 millones son indigentes, indicó el organismo.

El estudio se realizó en base a 31 conglomerados urbanos de todo el país con unos 27 millones de personas. La población total de Argentina alcanza los 40 millones.

La derrota de la pobreza es uno de los principales objetivos del gobierno de centroderecha de Mauricio Macri que asumió la presidencia el 10 de diciembre pasado.

Las estadísticas sobre pobreza habían sido descontinuadas en 2013 durante el gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015) en medio de las sospechas de manipulación de los índices estadísticos.

La última cifra que se conocía hasta ahora corresponde al segundo semestre de 2012 e indicaba que entonces había un 5,4% de pobres en el país sudamericano.

Hasta ahora los únicos informes sobre la evolución de la pobreza provenían de estudios privados.

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica (UCA) había calclulado que a finales de 2015 la pobreza afectaba al 29% de los argentinos, mientras que en agosto el indicador arrojó 32,6%.

"La clase media baja es la más vulnerable, es el sector que más sufre el ajuste, frente a la actual fase de caída del consumo, aumento de los precios y el mayor riesgo de despido o caída de la actividad", había alertado el informe de la UCA.

La economía argentina se encuentra sumergida en una recesión que se profundizó en el segundo trimestre de este año con una caída del Producto Bruto Interno (PIB) de 2,1% respecto al primero (-0,5%), y una de 3,4% respecto al mismo trimestre de 2015, según el INDEC.

La tasa de desempleo es de 9,3% y la inflación supera el 40% anual, aunque con sígnos de desaceleración. El poder de compra de los salarios cayó 12% en el primer semestre, según el privado Centro de Estudios de Política Económica (CEPA).

La inflación golpea sobre todo el precio de los alimentos. Según el INDEC una familia tipo de cuatro integrantes necesitó en agosto 12.489 pesos (810 dólares estadonidenses) para no caer en la pobreza.

Desde que asumió Macri el organismo estadístico comenzó una revisión de sus índices que habían sido cuestionados durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015).

"Hoy, con la publicación de este índice sobre pobreza, terminamos con la emergencia estadística en su forma más crítica", dijo el titular del Indec, Jorge Todesca.

El indicador de pobreza difundido por Todesca fue de 32,2%. Lo que determina que 8.772.000 argentinos son pobres.

La indigencia, en tanto, alcanza según los números oficiales al 6,3%.

"Volvemos a las estadísticas creíbles, aunque momentáneamente nos juegue en contra", dicen por estas horas en la Casa Rosada. El Indec informó la semana pasada que una familia tipo -compuesta por dos personas adultas y dos niños de entre 6 y 8 años- necesitó en agosto ingresos por $12.489,37 para poder adquirir la Canasta Básica Total (CBT).

Esa canasta se compone por alimentos, indumentaria y servicios básicos: menos de esos ingresos significa caer por debajo de la línea de pobreza.

Ese mismo núcleo familiar requirió de $5.175,92 para acceder a la Canasta Básica Alimentaria, es decir, la cantidad mínima de alimentos, para no caer debajo de la línea de indigencia.