Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Prat-Gay: "Vamos a tener el crecimiento más alto en seis años"
Así lo vaticinó el ministro de Hacienda durante una entrevista. Además, se refirió al bono de fin de año, el blanqueo y la situación del empleo
3 de octubre de 2016
El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, vaticinó que la economía tendrá en 2017 el crecimiento más alto en seis años. Contó, por ejemplo, que algunos colegas creen que están subestimando la pauta, lo que demuestra que hay condiciones para que el aumento del Producto Bruto Interno (PBI) sea aún mayor al previsto en el Presupuesto.

"Yo estoy convencido que si la cosa arranca como va a arrancar, en 2018 y 2019 vamos a crecer mucho más. Y la contracara es el empleo. Nosotros creemos que el año que viene pueden generarse 250 mil puestos de trabajo. Ahí sí va a venir la sensación térmica de que estamos haciendo las cosas bien", aseguró el funcionario en diálogo con Marcelo Longobardi en radio Mitre.

El ministro de Hacienda agradeció la "enorme paciencia" que ha tenido una franja muy grande de la población para esperar los resultados de la política económica. Y repasó el camino adoptado desde el 10 de diciembre de 2015 hasta estos primeros días de octubre.

"Conocíamos los problemas que heredáramos y nos teníamos que hacer cargo de solucionarlos. Algunas cosas las hicimos muy rápido, como levantar el cepo, ponernos al día con las cortes de Nueva York, o como reparar la situación de los jubilados. En otros aspectos sabíamos que teníamos que ir de a poco corrigiendo algunas cuestiones, como las de las tarifas, para dejar de subsidiar a los ricos", especificó.

Esas y otras medidas cree Prat-Gay que lograron enfriar el nivel de precios. Admitió que durante el primer semestre la inflación le ganó a la pauta salarial, pero a partir de la segunda mitad del año son varios los sectores que comenzaron a superar al Índice de Precios. Y eso se empieza a notar en algunos productos cuyo consumo empieza a repuntar.

"El único camino posible es el gradualismo. Entiendo que hay otros economistas más apurados, que quieren bajar el gasto público, pero no hay ningún libro de economía que aconseje bajar el gasto público en medio de una recesión. Creo que hay que mirar la cosa con el horizonte del tiempo. Heredamos un déficit alto, sigue siendo alto, pero es más bajo que el año pasado. Vamos en la dirección correcta", precisó.

Con respecto al bono de fin de año que exigen gremialistas por la pérdida del poder adquisitivo y por el cual funcionarios del gobierno se reunieron con representantes de la CGT para buscar consensos, la semana pasada, el funcionario aclaró que aún "no se acordó nada" y explicó que desde su cartera ya venían trabajando en distintas alternativas. "La línea que vamos a mantener es que cualquier ayuda que decida el gobierno nacional va a estar concentrada en los sectores vulnerables y los que menos tienen", agregó.

Acerca del blanqueo, Prat-Gay indicó que va más allá de una necesidad del Estado de inyectar fondos al sistema formal. El objetivo del Poder Ejecutivo es "terminar con la doble contabilidad, la contabilidad blanca y la contabilidad negra" y advirtió que aquellas personas que no se sumen al programa impulsado por la AFIP no van tener forma de esconder el dinero a partir del año que viene.

"Argentina tiene acuerdos con 100 afips de todo el mundo. Cincuenta acuerdos empiezan a funcionar a partir de enero. Estamos haciendo acuerdos con Suiza, Uruguay y Estados unidos. Aprovechen esta oportunidad. A partir de enero, la AFIP va a encontrar todo lo que está escondido y les va a salir mucho más caro", aseguró.

El ministro admitió que hay dificultades con algunos bancos que están poniendo palos en la rueda para facilitar que los contribuyentes puedan acogerse a las herramientas que brinda el blanqueo. El funcionario reforzó la idea de que con el sinceramiento todos los actores de la economía real se benefician porque ingresan más fondos a la economía en blanco y las entidades pueden sacar una renta de ello.