Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Inseguridad: envían fuerzas federales a zonas calientes
Empiezan en Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes y Avellaneda. Hay muchas dudas sobre el impacto de la medida, ante el avance del narcotráfico
17 de octubre de 2016
En medio de la creciente inseguridad y el descontrol sobre el narcotráfico, arranca el desembarco de fuerzas federales en 4 distritos calientes del conurbano bonaerense.

Son unos 1.200, que irán a Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes. Es tras el acuerdo entre Macri y Vidal. También lo reclamaban los intendentes. El conurbano sur amanecerá con custodia extra. Unos 1.200 efectivos de Gendarmería, Preferctura y Policía Federal se desplegarán por cuatro de los municipios más ardientes del Gran Buenos Aires.

La escalada criminal reinstaló a la inseguridad al tope de las urgencias ciudadanas y forzó a Mauricio Macri a desempolvar un recurso de manual: apostar efectivos federales en las zona sensibles de la provincia.

El desembarco será la primera tanda de una serie que se expandirá hasta que, según el cronograma al que accedió Clarín, el 5 de diciembre abarque a treinta y tres distritos bonaerense.

El paquete, aunque en Gobierno evitan el número fino, incluye 6.300 efectivos de Prefectura, Gendarmería y Policía Federal.

En 15 días, se sumarán Brown, Echeverría, Ezeiza, La Matanza, Morón y Mar del Plata,

El despliegue es por región para evitar que el delito se traslade al municipio de al lado" indicó un funcionario.

Mar del Plata, conmocionada por el crimen de Lucía Pérez -delito que engrosa sus febriles índices de inseguridad- es la única ciudad del interior que recibirá fuerzas federales.

La bajada de gendarmes y prefectos se pactó el 4 de octubre en una reunión entre Macri, María Eugenia Vidal y los ministros de Seguridad nacional y bonaerense, Patricia Bullrich y Cristian Ritondo.

Una demanda dual. Siempre por vía reservada, Vidal varias veces le acercó el pedido a Macri. En paralelo, el ministro Rogelio Frigerio registró como un reclamo serial de los intendentes del conurbano, a veces con tono de súplica, el envío de gendarmes.

El elemento accesorio es promete una sintonía entre los tres actores -los federales, la bonaerense y las policías locales- para coordinar la tarea en los territorios.

Es más: antes de cada despliegue, funcionarios nacionales, provinciales y municipales unificarán el "mapa del delito" del distrito para definir dónde y cómo actuará cada fuerza.

Con eso, se clausura -o intenta clausurar- el stress que contaminó el vínculo de Ritondo con los alcaldes por el desempeño y entrenamiento de las policías locales. Apenas asumió, la ministra ordenó el repliegue de los Gendarmes a sus provincias con el argumento de que las "fronteras están devastadas".