Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cardenales rechazan instalar un McDonald's frente al Vaticano
Lo calificaron de "aberrante". La casa de comida rápida firmó contrato para abrir un local a metros de la Plaza San Pedro. Pusieron el grito en el cielo
18 de octubre de 2016
En lo que ya representa un nuevo dolor de cabeza para el Papa Francisco, cardenales rechazan apertura de un McDonald's frente al Vaticano.

Un grupo de cardenales protestó con el Papa contra la idea de abrir el primer restaurante McDonalss frente al Vaticano, a pocos metros de la plaza de San Pedro.

“Es una idea aberrante, que no respeta la tradición arquitectónica y urbanística del lugar, una plaza típica con vista sobre las columnas de plaza San Pedro”, lamentó el cardenal italiano Elio Sgreccia. El purpurado, que no reside en el edificio donde proyectan abrir una sede de la conocida hamburguesería, hablaba a nombre de siete cardenales que residen en la pequeña plaza, donde los edificios son de propiedad del Vaticano.

“Se trata de una ocasión, la propuesta económica que nos han hecho es buena”, dijo Domenico Calcagno, presidente de APSA, la entidad de la Santa Sede que administra los bienes inmuebles del Vaticano y que aceptó alquilar un amplio espacio de más de 500 metros al restaurante de comida rápida.

La indignación es tanta, que uno de los cardenales escribió una carta de protesta al papa Francisco, para pedirle que intervenga.

“No se puede pensar sólo en los negocios. Sería mejor utilizar ese espacio para ayudar a los necesitados, para acoger a los que sufren, como el mismo Papa enseña”, sostiene Sgreccia.

Pese a las protestas, el responsable de APSA no se hecha para atrás.

“Hemos respetado las reglas. No rompo el contrato”, advirtió Calcagno.

La batalla contra el coloso estadounidense de la comida barata divide pues a los llamados “príncipes de la Iglesia”, que temen además que se proponga a peregrinos y turistas comida que “no ofrece garantías para la salud de sus consumidores”, recuerda Sgreccia, al citar estudios de varios médicos. El grupo de religiosos está preocupado también por el impacto negativo que McDonalds ocasionará a la zona, ya atiborrada de turistas, restaurantes y puestos de baratijas.