Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Argentina regresa al sistema de preferencias arancelarias con EE.UU.
El ministro de la Producción confirmó que antes de fin de año se volverá a exportar productos a ese país sin pagar tasas de importación. Beneficio que se había perdido en 2012
27 de octubre de 2016
Después del acuerdo por los limones y la carne, el Gobierno dice que antes de fin de año podría conseguir otro convenio de peso con los Estados Unidos: el regreso al sistema de preferencias arancelarias, que permite exportar a este país un listado de productos sin pagar tasas. Lo anunció el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, quien a la vez enfrió totalmente la posibilidad de un acuerdo de libre comercio con Washington.

"Antes de fin de año", dijo Cabrera a la prensa cuando se le preguntó sobre si habría acuerdo por el sistema general de preferencias, conocido como SGP. Es la excepción al pago de aranceles de importación a países en desarrollo. Argentina lo había perdido en 2012 por una discusión sobre fallos del CIADI. El ministro agregó que "el beneficio alcanzará a 500 posiciones arancelarias", lo que equivale a 500 tipos de productos.

El ministro de la Producción se reunió con la secretaria de Comercio de EE.UU., Penny Pritzker. Allí la discusión giró sobre cinco temas: facilitación del comercio, coherencia regulatoria, desarrollo económico, defensa comercial y promoción de las inversiones. Luego del encuentro, en un evento organizado por el Council of the Americas, Pritzker habló ante empresarios de ambos países. Luego de ensalzar el mejoramiento en la relación bilateral, la funcionaria norteamericana anunció: "Argentina se comprometió a la firma del Convenio de Facilitación de Comercio de la Organización Mundial de Comercio".

"Vamos a enviar el proyecto de ley aprobando ese convenio al Congreso, y debería votarse de forma rápida, no es un tema que genere conflictos", precisó luego Cabrera. Se trata de una ratificación de convenios de la OMC que implica mejoras en los trámites para el comercio exterior, evitar colas, "y eventalmente crear una ventanilla única para que los empresarios simplifiquen trámites", agregó el ministro.

Cabrera, sin embargo, retrocedió respecto de sus dichos del miércoles, cuando había dicho que Argentina quiere negociar un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. "Eso se debe hacer a través del Mercosur, no lo puede hacer la Argentina en forma directa y el Mercosur ni siquiera ha hablado de avanzar con eso", reconoció ayer.

Eso no significa que el comercio bilateral no esté en una senda de rápido mejoramiento. El miércoles se informó en esta ciudad que Estados Unidos aceptaría importaciones de limones argentinos antes de fin de año, en tanto que para marzo próximo se podría ya despachar carne argentina a este mercado. En esa misma línea viene la negociación del sistema de preferencias.

La discusión es política, más que económica. Aunque EE.UU. establece un nivel de ingresos per cápita como máximo y la Argentina está en ese tope, "la decisión se toma políticamente", dijo Cabrera. De hecho, nuestro país quedó afuera de esa preferencia en 2012, cuando dos empresas norteamericanas, Azurix y Blue Ridge, denunciaron al gobierno argentino por la falta de pago de fallos arbitrales en el tribunal del Banco Mundial, el CIADI.

El sistema de preferencias debería estar de vuelta para fin de año -precisó Cabrera-, y beneficiar a 500 posiciones arancelarias diferentes. En 2011, último año de vigencia de la preferencia, Argentina exportó a EE.UU. con ese sistema poco menos de US$ 500 millones.