Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Trump dijo que Obama es un "muy buen hombre"
Fue su primera cita en el Salón Oval. El anfitrión le deseó “éxito” y prometió que lo ayudará en la transición. En la campaña, se lanzaron agravios
10 de noviembre de 2016
Tras una reunión que se prolongó más de lo previsto, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de "muy buen hombre" a Barack Obama, quien lo recibió para comenzar a preparar la transición rumbo al 20 de enero próximo, cuando el magnate asumirá el cargo.
Habían calculado unos 10 minutos de formales presentaciones y tono protocolar, pero al final estuvieron juntos por una hora y media. En los últimos meses, los dos se habían dicho de todo: uno lo acusaba de haber sido el peor presidente de la historia e incluso de no haber nacido en EE.UU.; el otro le respondía que por su temperamento intempestivo no era capaz de comandar el botón nuclear. Sin embargo, ambos decidieron hoy bajar las armas.

Obama recibió en la Casa Blanca a su sucesor y le deseó “éxito” por el bien del país, mientras que el magnate se comprometió a trabajar con su predecesor en la transición e incluso llegó a elogiarlo: “Es un muy buen hombre”, señaló.

Trump llegó pasado el mediodía a la mansión de la Avenida Pennsylvania con su esposa Melania luego de haber sido bendecido por un triunfo en las urnas el martes pasado.

“Quiero enfatizar, señor presidente electo, que ahora vamos a hacer todo lo que podamos para ayudarle a tener éxito, porque si usted tiene éxito, el país tendrá éxito”, afirmó Obama, sentado junto a Trump frente a la chimenea del Salón Oval. Las sonrisas escasearon y los gestos fueron más bien adustos, pero reinó el espíritu de cooperación ante un país dividido. De hecho, afuera de la Casa Blanca, se agruparon manifestantes anti–trumpistas que acusaban al presidente electo de xenófobo y racista. La misión de ambos será ahora mostrar unidad y una transición que fluya normalmente. Trump definió a Obama como un “muy buen hombre” por el que siente un “gran respeto” y aseguró que la reunión fue más larga de lo previsto y que, si hubiera sido por él, “podría haber durado mucho más”.

“Estoy deseando trabajar con el presidente en el futuro, incluso para pedirle consejo”, afirmó Trump, quien dijo haber repasado con Obama “muchas situaciones, algunas maravillosas, y otras difíciles”, sin especificar a qué se refería. “Ha sido un gran honor estar con usted y será un honor estar con usted muchas más veces”, subrayó Trump, quien confirmó que hasta ahora nunca había hablado en persona con el actual mandatario.

El clima fue cordial aunque en el pasado Trump había difundido un rumor que prendió con mucha fuerza en parte de los estadounidense adeptos a las teorías conspirativas, en el que decía que Obama había nacido en Kenia y por lo tanto no era estadounidense. Además, lo había acusado de ser “fundador” del terrorista ISIS y de haber hecho un “desastre” en el mundo y en la economía del país, entre otras denuncias.

Por su parte, Obama se mostró ayer “muy alentado por el interés del presidente electo Trump en trabajar” con su equipo “sobre muchos de los temas que afronta este gran país”.

“Creo que es importante que todos, independientemente de nuestro partido y preferencias políticas, nos unamos ahora y trabajemos juntos para lidiar con los muchos retos que afrontamos”, dijo Obama. Hasta hace muy pocas horas Obama había dicho que Trump era “incapaz” para ser presidente y de tener bajo su mando el botón nuclear.

Consultado sobre ese cambio de tono, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo a los periodistas que “las ideas del presidente (sobre Trump) no han cambiado, pero el pueblo estadounidense ha hablado y Obama está decidido a lograr la transición más fluida posible”. Informó, además, que parte de la conversación entre el presidente saliente y su remplazante giró sobre la gira que la semana próxima hará Obama a Grecia, Alemania y Perú. En el país sudamericano habrá una reunión sobre el Acuerdo de Asociación Transpacífico, el programa de libre comercio entre países de la zona, un pacto al que Trump se opone rotundamente.

También conversaron sobre la logística de la transición, ya que en pocas semanas Trump debe elegir 4.000 cargos políticos para su administración. “Obama salió de la reunión con una confianza renovada en la capacidad de Trump de manejar la transición”, sostuvo.

Recibida por Michelle Obama, Melania Trump también tuvo su debut en la Casa Blanca, pero mucho más social. Tomaron el té y recorrieron la mansión.