Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Corrupción sin fin: allanan propiedades de Báez en Pinamar
Son cinco y valen otra pequeña fortuna, que refleja la magnitud de la corrupción y el descontrol durante el largo régimen kirchnerista en la Argentina
16 de noviembre de 2016
La fortuna es incalculable y se construyó bajo las narices de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

En una nueva jornada de allanamientos, cinco mansiones compradas por Lázaro Báez en 2007 fueron allanadas en una exclusiva zona de Pinamar.

El juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan ordenaron los operativos simultáneos de las suntuosas viviendas valuadas en U$S 1,5 millones.

En el procedimiento también interviene la División de Delitos Patrimoniales y el personal del Tribunal de Tasación de la Nación. Sin habitar, como muchas de las casas que adquirió Báez los últimos doce años, las mansiones de Pinamar fueron administradas por Fernando Butti -ex contador del empresario K y mano derecha-, son allanadas por la Justicia. No generaron ganancias para la contabilidad del Grupo Austral y al igual que otros inmuebles, se sospecha que su compra podría responder a una maniobra de lavado de activos.

Durante la temporada 2007-2008 Butti otorgó un poder de administración a Balmoral Propiedades para que se encargue del alquiler de cinco casas: la más barata costaba $ 9.000 y las demás entre $ 11.500 y $ 14.000. Los fondos integraban la contabilidad de Austral Atlántica, una empresa creada en 2007 en cuyo directorio estaba el Báez, su ex contador y Julio Mendoza -presidente de Austral Construcciones-.

Esta firma nunca tuvo una sede real donde funcionar ni tuvo movimientos. Incluso nunca renovó tal como la ley exige, sus autoridades.

"Los movimientos contables de las cinco mansiones que Lázaro Báez compró en Pinamar a nombre de Austral Atlántica demuestran que el empresario adquirió los inmuebles no para hacer un negocio inmobiliario, sino para lavar dinero, proveniente de la obra pública", explicó a Clarín Silvina Martínez, abogada de la diputada Margarita Stolbizer que pidieron que se investigue la compra de los inmuebles. La Justicia busca determinar el valor real de estas propiedades y la orden incluye el secuestro de cualquier bien suntuoso que se pueda encontrar en las casas y por supuesto, el registro de los lugares.

En Goleta Hércules 424 se encuentra una de las más imponentes, de dos plantas en un superficie de 800 metros cuadrados, con madera y ladrillos a la vista, está valuada en unos U$S 350.000. Está completamente abandonada.