Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Con el recorte de personal en las Fuerzas Armadas, se ahorrarán $ 2.000 millones
Pasarán a retiro más de 1.000 oficiales y suboficiales que alcazaron o superaron los 38 años de servicio. Reducirán la cifra de generales, almirantes y brigadieres
18 de noviembre de 2016
El plan de recorte de personal en las Fuerzas Armadas ordenado por el Ministerio de Defensa permitirá un “ahorro” de unos $2.000 millones que serán destinados a equipamiento, pero el objetivo “no es achicar la planta sino hacerla más eficiente, y recomponer la pirámide jerárquica” en las fuerzas.

La reducción del número de generales, almirantes y brigadieres -que se disparó sobre todo en el Ejército durante la gestión del cuestionado general César Milani, como parte de una política interna clientelar-, y el pase a retiro de más de 1.000 oficiales y suboficiales que han alcanzado -o superado- los 38 años de servicios. Son unos 780 de cuerpo de comando y 260 de cuerpo profesional.

El ajuste viene de la mano de lo que fue una noticia positiva para los militares, el plan de blanqueo salarial anunciado en junio pasado por el ministro de Defensa, Julio Martínez, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña. Los militares cobraron por años la mitad de sus ingresos “en negro” por haberse aplicado -sobre todo en la era kirchnerista- los aumentos a través de suplementos no remunerativos, lo que llevó a una ola de juicios, además de no alcanzar al personal retirado.

En fuentes oficiales relativizan que los retiros ordenados vayan a tener impacto negativo: “Los retirados cobraban el 50%. Por eso mucha gente prefería seguir en actividad. Ahora con el blanqueo pasarán a cobrar el 75%”.

Está además la reducción en las cúpulas del Ejército, de la Armada y la Fuerza Aérea. Si bien la instrucción fue “volver a una media histórica” de 35 generales, 25 almirantes y 25 brigadieres, por pedido de los jefes militares, Defensa se “flexibilizó” para que el achique no sea tan brusco: para 2017 quedarían 38, 28 y 28 respectivamente.

“Por lo menos no estamos como en Venezuela, que tiene 960 generales”, ironizó un alto funcionario recordando que en la gestión de Milani hubo más de 60 generales en actividad (hoy son 54), para un Ejército de apenas 45 mil efectivos. En tiempos del general Martín Balza -ocho largos años en la década del 90- la cúpula fue de 34 generales.

Según oficiales consultados, la decisión de Defensa fue “bien vista en general” porque se asocia a “expectativas de mejora del salario y recomposición de la pirámide” jerárquica. En la Fuerza Aérea circula una planilla a todo color con la proyección de cómo quedarán los salarios, desde el brigadier general con 40 años de antigüedad al soldado voluntario. Lo mismo en la Armada, las proyecciones a mayo de 2017 casi duplican los ingresos actuales, blanqueo mediante.

En fuentes oficiales hablan con preocupación de “retener” al personal militar. De enero a ahora, reconocen, han dejado el Ejército 2.500 efectivos desmotivados por los bajos salarios.

Antes del blanqueo, un capitán helicopterista ganaba 18 mil pesos al mes. “Muchos se fueron a la Policía Metropolitana donde en esa misma persona logra un ingreso, contando adicionales, de 48 mil pesos brutos”.