Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Carrió contra Angelici y Lorenzetti, delante de Vidal y Larreta
Dijo que ambos son "cuestiones innegociables", a pesar de su reciente encuentro con Macri, a quien igual elogió. Dolor de cabeza para la Rosada
19 de noviembre de 2016
Elisa Carrió dijo que “hay roles de gestion y administración y hay roles para señalar que los atajos nos llevan a la Argentina del pasado”, durante los festejos por los quince años de la Coalición Cívica-ARI.

La escuchaban en primera fila en la estancia Los Cerrillos de Villa Constitución, Santa Fe, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora María Eugenia Vidal, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley y la de Seguridad Patricia Bullrich, entre otros referentes del Gobierno y aliados de Cambiemos.

“Hay que tener integridad personal y eficiencia. No vale ser eficiente, eficientes fueron (Domingo) Cavallo y Coti Nosiglia”, sentenció.

La aplaudieron los funcionarios oficialistas y también los más de 500 militantes y dirigentes que llegaron hasta la pequeña localidad en el límite con San Nicolás, la ciudad donde en 2001 fundó su partido y donde originalmente pretendían organizar los festejos. Carrió ocupó el centro de la escena; a las 5 de la tarde, en el marco del congreso federal del partido, Maricel Etchecoin, secretaria general, nombró a la legisladora presidenta honoraria y de por vida de la CC-ARI.

La aliada de Mauricio Macri hizo un repaso por sus 22 años de trayectoria; desde su alejamiento de la UCR hasta sus aventuras presidenciales en 2003, 2007 y 2011.

Recordó también la desconfianza inicial que lo unía con el presidente. “Me separaban enormes diferencias con su familia. Hemos tenido reuniones de una honestidad personal y política que nunca había tenido. Esa sinceridad tendría que haber en Cambiemos. Tenemos que decirnos más las cosas”, evaluó.

La aliada del Gobierno -muy cercana ahora al jefe de asesores de Macri, José Torello, presente ayer- se refirió a su delicado estado de salud luego de la angioplastia a la que fue sometida el 4 de octubre. “No sé cuánto me queda de lucha, no sé cuánto me queda de vida. Esta es la herencia”, les dijo a sus militantes. También se refería a Cambiemos.

Carrió, que por la mañana asistió a una misa en San Nicolás, aprovechó para subrayar las diferencias que todavía mantiene con el Ejecutivo.

"Hay dos cuestiones innegociables: (Ricardo) Lorenzetti y (Daniel) Angelici. Para mí es innegociable y para el Presidente, también”, sostuvo.

La diputada adelantó que se tomará unos meses para seguir con esa cruzada personal contra el presidente de la Corte y máximo dirigente de Boca, señalado por ser un "operador judicial" del oficialismo.

Consultada por Clarín, evitó precisar en qué distrito competirá en 2017. “Falta. Seguramente voy a competir”, se desentendió. Fue lapidaria cuando se le pidió una referencia sobre Jorge Macri, al que Vidal y el Presidente le dan aire para que encabece la lista en la Provincia. “Mi opinión sobre él es malísima”, sentenció.

Mientras Macri intenta acercarse a Donald Trump, Carrió comparó al futuro presidente de los Estados Unidos con el kirchnerismo. "Nosotros pasamos en pequeño lo que el mundo va a pasar en grande a partir de ahora", diagnosticó.

Al terminar el acto, rodeada por militantes, bailó y cantó junto a un grupo de mariachis, una de sus debilidades.

Agotada, se sentó en el parque y, a pesar de las indicaciones médicas, fumó.