Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
De la Rúa dice que su caída fue un "golpe del peronismo"
Denunció que detrás de su salida hace 15 años hubo una conspiración del PJ, el sindicalismo y el empresariado, y que el radicalismo lo dejó solo
18 de diciembre de 2016
Quince años después de abandonar la Casa Rosada en helicóptero, el ex presidente Fernando de la Rúa afirmó que su caída fue un "golpe del peronismo" encabezado por el bonaerense Eduardo Duhalde quien, tras haber ganado las elecciones legislativas de 2001, de mitad de mandato, pretendía "apropiarse del poder".

"Lo digo sin rencores, para que tomemos lección de la experiencia", dijo De la Rúa, de 79 años, y acusó por esa presunta conspiración a los sindicatos y grupos empresariales "de la Unión Industrial Argentina, que estaban todos detrás de dejar de un día para otro la Convertibilidad, de devaluar".

"Yo se lo dije incluso a (Hugo) Moyano, se lo expliqué a (Paolo) Rocca, de Techint. Lo hicieron a ese cambio abrupto con Duhalde y se produjo un quiebre profundo, el más grande del que se tenga memoria. Eso fue en 2002 cuando devaluaron y cayó el salario el 40 por ciento, la pobreza aumentó al 54 por ciento y hubo un desorden generalizado", señaló.

Incluso, el fallido presidente le apuntó al radicalismo, que era liderado por el fallecido ex presidente Raúl Alfonsín, al lamentar que "no tenía apoyo del partido".

"Yo tomo la decisión de mi renunciamiento el 20 de diciembre cuando me llama el senador (Carlos) Maestro y me dice que ellos no ven otra solución que la renuncia. Maestro estaba en la casa de Alfonsín. Frente a eso, resistir era una obcecación", afirmó en declaraciones a InfobaeTv.

"Nos faltó madurez, pero eso dejó una gran lección cuando, por ejemplo el Papa decía: 'Hay que cuidar a Cristina (Kirchner)'. Aquellos días, la Iglesia no lo decía así", señaló. Dijo que los cacerolazos en su contra en la noche del 19 de diciembre de 2001, tras anunciar el estado de sitio, fueron "alentados desde un cierto sector", y afirmó que hasta ese momento no había habido protestas en la Capital Federal.

Sobre las cinco personas asesinadas al día siguiente en la Capital Federal, De la Rúa sostuvo que "no está claro cómo ni quién tiene la responsabilidad. El Gobierno ordenó no reprimir; yo me entero de que hay fallecidos después de haber renunciado", cuando había vuelto a la residencia de Olivos.

De la Rúa señaló que el jefe del Ejército, el general Ricardo Brinzoni, "me comunicó que tenía todo su apoyo, pero yo le dije que de ninguna manera iba a mezclar al Ejército en un conflicto civil".

De la Rúa admitió dos errores "tácticos": declarar el estado de sitio y utilizar el helicóptero para abandonar la Casa Rosada luego de su renuncia.

Dijo que él no quería utilizar el helicóptero y que incluso "hubo un fuerte intercambio de ideas con el jefe de la Casa Militar. Cometo el error de aceptarlo pero no lo hice escapando de nada".

Luego de su renuncia, ya en la residencia de Olivos, De la Rúa tuvo, según recuerda ahora, "la sensación de haber hecho todo lo posible, de haber luchado hasta el final, y de que también cumplí con mi deber de renunciar. En ese momento, no advertí la dimensión del golpe que se había producido".